El Comentario

El Comentario


Daniel Arias Vegas

Estadistas que amen a su país

Daniel Arias Daniel Arias

Decía Winston Churchill que “el político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”.

Esta semana entramos en la recta final para la tramitación y aprobación de la ley de educación que modifica la anterior (LOMLOE). Nadie puede poner en duda que en este caso se precisa de estadistas, ya que es una ley que afectará a las futuras generaciones, y será un pilar básico del futuro de nuestro país.

El problema es que no basta con ser estadista y perseguir un fin a largo plazo, sino que ese fin (para eso está la política) debe ser buscar la mejora del país.

Por esa razón creo que es bueno analizar, con el simple sentido común, si las modificaciones que incluye esta ley buscan, realmente, mejorar España.

1.     ¿Mejora un país que los alumnos de secundaria y bachillerato puedan titular con asignaturas suspensas?

2.     ¿Mejora un país que alumnos que precisan de educación especial, con profesionales y centros especializados, vayan a centros ordinarios, en los cuales no se pueden atender sus necesidades como se requiere?

3.     ¿Mejora un país que la “demanda social”, es decir, que los padres la prefieran, se elimine como justificación para poder elegir la educación concertada?

4.     ¿Mejora un país que se exijan más requisitos para financiar a un tipo de educación por el hecho de tener sólo alumnos de un sexo, si existe demanda por parte de los padres que, dicho sea de paso, pagan sus impuestos?

5.     ¿Mejora un país que la lengua oficial (el castellano) no sea vehicular en los centros educativos en partes de su territorio?

Cada cual tendrá una respuesta a cada una de estas preguntas. En mi opinión, esta ley de modificación sí ha contado con estadistas, pero no con estadistas cuyo fin sea mejorar nuestro país. Mejorar el país es dotar a los ciudadanos de más libertad. Mejorar el país es mantenerlo unido. Mejorar el país es ayudar a los que más lo necesitan con hechos, no con palabras. Mejorar el país es transmitir a las generaciones futuras que el medio para conseguir las metas debe ser el esfuerzo, el sacrificio y el trabajo. Eso es, sencillamente, lo que me dicta mi educación y mi sentido común.

Está claro que esta ley, con sus modificaciones, coarta la libertad, divide al país, condena a los niños de educación especial a una peor atención, transmite a los más jóvenes que tienen derecho a aprobar porque sí y, sobre todo, en alguno de sus puntos atenta contra la Constitución vigente.

Las consecuencias de esta ley para el futuro de nuestros hijos y de nuestro país serán nefastas, porque no ha existido ningún país que haya podido competir en el mundo sin tener la cohesión y la fortaleza moral e intelectual necesarias. Cada diputado quedará retratado con su voto individual.

Vivimos en unos tiempos en los que no necesitamos simplemente estadistas, necesitamos estadistas que, de verdad, amen su patria. Los tenemos, aunque, por ahora, no están en el gobierno.

Daniel Arias Vegas. Presidente Provincial de Vox Toledo

Compartir