El Comentario

El Comentario

PAQUI JIMÉNEZ

Actuar para cambiar

2018/12/10/81541_paquide.jpg
Paqui Jiménez

El 10 de diciembre se ha conmemorado el Día Internacional de los Derechos Humanos y con él recordamos cada año (desde hace 70 de la Declaración universal) que hay determinados valores que son eternos y debieran guiar la acción humana diaria, como son la equidad, la justicia y la dignidad de todas las personas. “Sin una acción ciudadana coordinada para defenderlos en nuestro entorno, nuestra voluntad de progreso será en vano”, escribió Eleanor Roosevelt.

Vivimos tiempos de incertidumbre y desasosiego por el desvanecimiento de derechos que creíamos conquistados. Y es que, en cuanto bajamos la guardia, nos damos cuenta de que son fácilmente arrebatados, a veces con la propia complicidad de los sujetos que debieran disfrutarlos y ejercer su defensa. Los datos de la ultima cita electoral me hacen pensar que a veces no somos realmente conscientes del peligro que supone el retroceso en derechos. La igualdad de género, que defiende el feminismo, la equidad y justicia social para todas las personas son valores fundamentales que debería exigir cualquier ciudadano sin tener en cuenta la bandera que se iza en cada territorio. Pues algo tan azaroso como es el lugar de nuestro nacimiento o el color de una bandera no puede ser determinante para acceder a tener una vida de calidad, ni pueden proporcionar el derecho más básico a la dignidad humana y a la igualdad en detrimento de una parte de la sociedad.

Sin duda, el trabajo digno es uno de los elementos fundamentales que permiten a cualquier persona desarrollarse en sociedad bajo esos principios de equidad.

Uno de los colectivos que se encuentra en un momento de debilidad y de incertidumbre son los jóvenes. A pesar de tener en sus manos el futuro se encuentran desalentados por la falta de expectativas de un proyecto de vida digno y desorientados por las altas cifras de paro. La tasa de paro provincial y regional de los menores de 25 años es superior al 40 % (33 % en el conjunto del estado). Y en el mes de noviembre volvió a subir el paro registrado en Albacete en el grupo de jóvenes menores de 25 años (situándose en un total de 3.195 personas ) y en el de aquellos que buscan su primer empleo .

Es en esa tesitura en la que me pregunto si la sociedad está teniendo esa acción coordinada de la que hablaba Roosevelt en la Declaración de Derechos Humanos. ¿Qué podemos hacer desde nuestro entorno para alcanzar el mundo que nos gustaría tener?

Ante esta situación, el viernes se aprobaba en Consejo de Ministros el Plan de Choque por el Empleo Joven. Un Plan acordado contando con la Mesa de diálogo social de empleo y relaciones laborales y que contiene acciones y medidas concretas que pretenden atacar no solo el desempleo juvenil haciendo bajar sus cifras (entre sus objetivos el que la tasa de actividad de los jóvenes entre los 20 y 29 años de edad se sitúe en el 73,5 5, actualmente en torno al 59,41 % y 57,54 % en Castilla-La Mancha), sino atacar todos los frentes que hoy en día acompañan a un empleo joven marcado por la precariedad laboral y la baja calidad.

50 medidas presupuestadas con 2.000 millones de euros a tres años, que apuestan decididamente por reforzar los servicios públicos de empleo para ofrecer una atención personalizada e individualizada a la juventud. Medidas sobre cualificación y recualificación de los jóvenes en competencias profesionales más necesarias, en respuesta al compromiso de una formación integral que impulse la promoción profesional, individual y colectiva de los menores de 30 años. Así como el acuerdo de elaboración de un estatuto para regular las prácticas no laborales.

El objetivo es mejorar la empleabilidad de las personas jóvenes y cambiar el modo actual de acceder al mercado laboral, desterrando la idea de que cualquier joven debe comenzar ineludiblemente por un empleo precario si quiere acceder al mercado de trabajo. La búsqueda de la calidad en el empleo debe ser defendida y exigida desde el principio como un valor que favorecerá la igualdad, equidad y asegurará el futuro de toda la sociedad.

Habrá tiempo para valorar si las medidas han sido eficaces y son capaces de mantener los niveles de desempleo mejorados de manera sostenida en el tiempo, pero por el momento se hace urgente actuar, y debemos valorar como positiva la iniciativa de un Gobierno (presuntamente “débil”) que, sin embargo, está intentando demostrar capacidad de trabajar por pasar de la propuesta, a la acción; de la denuncia, a la actividad para progresar.

Si todos centramos nuestra acción en el bien general y no en el individual, seguramente encontremos soluciones para conseguir la sociedad solidaria que necesitamos. En palabras de Ghandi, “sé el cambio que quieras ver en el mundo”.

Paqui Jiménez Gómez, secretaria de Empleo y Formación de CCOO Albacete

COMPARTIR: