El Comentario

El Comentario


Alberto González

Arrimar el hombro

Alberto González Alberto González

Eso es lo que España necesita en estos momentos en que la pandemia nos está azotando de una manera cruel, y todo lo que no sea arrimar ese hombro que se necesita con urgencia es estar fuera de la realidad. La realidad está sobrepasando todas las previsiones y esa realidad impone  un acuerdo de todos los partidos políticos, sindicatos, empresarios y de la sociedad en general, ese acuerdo debe de llegar sí o sí, y si no llega es que España no está a la altura en una situación en que todas las costuras del estado pueden saltar por los aires.

Arrimar el hombro, siempre se ha entendido muy bien en el medio rural, en el que las gentes saben cuando deben colaborar con el vecino que lo necesita, independientemente de ideas y otras cuestiones, sabe que tiene que ponerse manos a la obra cuando un alguien tiene el infortunio de que una res de ganado se ha muerto víctima de una enfermedad y tiene que ayudar a enterrarla o a lo que el veterinario disponga, atiende su ganado sin contrapartida alguna porque sabe que a él le hará falta en cualquier momento, y así en las muchas tareas que desempeñan en el campo; el hombre del medio rural eso siempre lo ha entendido y sigue entendiéndolo, algo que deberían aprender los políticos de turno. Esto lo traigo a colación a modo de ejemplo de lo que significa arrimar el hombro de verdad, sin zarandajas ni intereses espurios de ningún tipo, solo pensando en que la colaboración es imprescindible cuando así se requiere.

Los ciudadanos de toda clase miramos a nuestros políticos, e independientemente de las ideas de cada cual, pedimos que se pongan al nivel que se requiere para hacer frente a lo que tenemos y a lo que se avecina. Ese ponerse a nivel, es llegar a acuerdos para que España tenga unos presupuestos que sirvan a los ciudadanos de toda clase y condición para que más pronto que tarde se salga del atolladero. Ese ponerse de acuerdo no significa que se pierda la identidad de cada uno y darle al gobierno todas las bazas.

Los ciudadanos vamos estando hartos de la bronca continua. Cierto que es el gobierno el que debe de llevar la manija del país, pero no es menos cierto que desde la oposición también se puede hacer política, y el hacer política no es estar en la bronca continua, la política es más eficaz cuando se plantean alternativas viables que puedan desembocar en un bien para los ciudadanos, y esa es en el fondo  la labor de una oposición seria y responsable.

Resulta curioso como los grandes partidos se ponen de acuerdo cuando a sus intereses les conviene, y para muestra un botón; en las Cortes de Castilla-La Mancha, al inicio de esta legislatura PP y PSOE se pusieron de acuerdo en dos cuestiones, una para que todos los diputados cobraran un sueldo, sueldo que Cospedal había eliminado, y otra proposición de ley para derogar la norma que no permitía a un presidente autonómico presentarse a una tercera legislatura como candidato, siendo muy exquisitos con el cumplimiento de la Constitución para no chocar con ella, en la que no se regula esa limitación (cuando queremos podemos). Pues sí, ahí llegó el acuerdo, cierto que es un “acuerdito” interesado de partes, ni mucho menos comparable al acuerdo que necesita en estos momentos España, ahora el acuerdo se necesita para los ciudadanos y no para el beneficio de unos políticos, acuerdo que puede y debe propiciarse. Sí tengo algo que decir de ambos acuerdos de CLM haciéndome la siguiente pregunta ¿en qué benefician estos acuerdos a los ciudadanos? Para mí en nada, simplemente los traigo aquí porque no es este tipo de acuerdo lo que los ciudadanos esperamos, este es un ejemplo de lo que no debe hacerse en política si se quiere credibilidad.

El Partido Popular, tiene que poner los pies sobre la tierra y si quiere ser alternativa de gobierno debe de entender que por el camino que va lo tendrá difícil llegar al gobierno. No creo que nadie le pida que deje de hacer oposición, porque en democracia la oposición es necesaria, pero sí debe ser consciente de que le puede pasar factura su forma de hacer política, porque se está demostrando que la bronca continua no le está dando buenos resultados, así  es como lo reflejan las encuestas.

Los partidos políticos tienen que ser conscientes de que ahora no es oportuno un proceso electoral, eso sería entrar en una espiral sin salida, pues nadie garantiza que los resultados no sean los mismos o muy parecidos a los actuales que dejarían al país en la casilla de salida, o tal vez un partido como Vox podría dar un disgusto al PP y convertirse en la oposición. Esa locura de elecciones podría sumir al país en un problema mayor.

Hace bien Pedro Sánchez en buscar un gran acuerdo para unos presupuestos que deben ser de salvación nacional, perdiendo todos un poco, pero sin perderlo todo, eso es lo que se pide de un gobernante responsable, que deje los pelos que se tengan que dejar en la gatera, lo mismo que deben de hacer los otros, y para conseguirlo la misma responsabilidad debe de reinar en los demás. No procede encerrarse y ensimismarse en uno mismo, hay que abrir todas las puertas para buscar la salida apropiada todos juntos, el individualismo no procede porque si se actúa con el egoísmo de ganar unos votos, a lo mejor la sociedad en el momento oportuno les devuelve la moneda dejándoles en la estacada.

Pedro Sánchez lo está intentando, porque es su obligación como presidente de todos los españoles y está bien que se deje la piel en el intento, yo no dudo de que así lo hará y por eso no deja de perder la identidad que le llevó al poder, pero sí es consciente de que unidos salimos bien porque España es un gran país, desunidos y cada cual a lo suyo no vamos a ninguna parte, y más aún ahora que los partidos de ultraderecha y los negacioncitas están tomando un aire peligroso para la estabilidad y el bienestar no sólo de los ciudadanos españoles, sino también de esa Unión Europea a la que pertenecemos y que se debe potenciar.

Hay que hacer lo posible y lo imposible, pues imposible en política no hay nada imposible, para sacar adelante unos presupuestos que amparen a todos los españoles, presupuestos excepcionales para un momento también excepcional que ponga las bases de una recuperación lo más rápida posible, sin mirar con recelo hacia un lado y hacia otro, yendo con humildad y responsabilidad a una negociación que sirva para no dejar a nadie atrás y que el recelo de unos partidos con otros se deje a un lado en esta situación tan crítica, dejando para tiempos mejores aquellos ajustes de cualquier tipo, ahora no procede, por  eso es la hora de arrimar el hombro, pero arrimarlo de verdad, con responsabilidad, cediendo cada cual hasta donde sea posible, sin buscar votos de forma interesada, pues los votos llegarán a quien la ciudadanía lo vea claro en el momento oportuno y una vez haya valorado las actuaciones que se hayan llevado a cabo. Repito, no es momento de elecciones, es momento de todos a una.

Pedro Sánchez acierta en la decisión de hablar con todos, partidos, empresarios, sindicatos y colectivos, es su obligación y su responsabilidad, no cabe otra opción en un presidente de gobierno, lo contrario estaría fuera de lugar, por tanto, apoyo y alabo su postura y espero que la sociedad lo entienda. No hay otras opciones, a mi entender, la única opción en esta grave situación es remar todos en la misma dirección junto al presidente del gobierno que es a quien le corresponde estar al mando, porque así se decidió en unas elecciones y borrar el individualismo de nuestras actuaciones dejándole para tiempos mejores.

No se puede estar en el cuanto peor mejor, como decía algún gobernante, hay que estar en el arrimar el hombro, todos a una y dejar de acercarse al precipicio que algunos pretenden sin importarles nada lo que ocurra a unos ciudadanos muy castigados por un bicho devastador.

Como en otras ocasiones recuerdo: CUANDO SALGAS, RESPETA LAS NORMAS, APUESTA POR LA VIDA.

Compartir
Update CMP