El Pasante

El Pasante


Javier de Pablos

Hoy puede ser un gran día (o no) para los trabajadores de Liberbank

Este martes concluye el plazo para que la patronal de las excajas de ahorro (CECA) llegue a un acuerdo con los sindicatos (CCOO, FINE y UGT, que representan a casi el 85% de la plantilla) para cerrar un convenio colectivo que afecta a más de 70.000 trabajadores y lleva caducado desde finales de 2018.

El dictamen, por un periodo de vigencia de cinco años, afectaría a las plantillas de Liberbank, Caixabank, Ibercaja, Bankia, y Unicaja, amén de otras entidades más pequeñas. Bancos, todos ellos, con una gran  presencia en Castilla-La Mancha, además de Liberbank, que llevan meses intentando llegar a un acuerdo que, no obstante, se sigue resistiendo y con pocas esperanzas de lograrse en la reunión prevista para hoy. 

Un abismo que separa a ambas partes para alcanzar una conformidad que lleva tiempo  paralizada ante alguno de los puntos más controvertidos del convenio que se pretende suscribir. La patronal -y en esto se mantiene firme- quiere eliminar los complementos salariales por antigüedad de forma temporal- hasta 2022- suprimir proporcionalmente las ayudas sociales a los hijos de los trabajadores en función del salario, excluir el quebranto de moneda y plus de ventanillas a los trabajadores que operan en estos puestos.

Del mismo modo, la CECA quiere condicionar la promoción por experiencia a una evaluación del desempeño, horario general y jornada partida, eliminar el complemento de residencia, y ampliar la movilidad geográfica hasta los 50 kilómetros. 

Aunque todas las parte abogan en público poder llegar a un acuerdo en la reunión prevista para hoy, también reconocen que las diferencias entre patronal y sindicatos siguen siendo grandes para encontrar la vía que pueda abrir la puerta a una conformidad.  

Resulta evidente en estos momentos la necesidad de efectuar determinados recortes para ganar la eficiencia y rentabilidad que actualmente impone el sector. Un compartimento muy atento a los cambios en los hábitos de sus clientes, más predispuestos ahora a relacionarse con su banco vía online.  Sin embargo, la zozobra laboral que lleva azotando a las plantillas de todos estos bancos desde hace tiempo merece igualmente atención y preocupación.

Trabajadores permanentemente amarrados en el desosiego por los continuos cierres de oficinas, EREs, recortes, traslados…, bastantes para que la patronal reconsidere alguna de sus estrictas exigencias. Una plantilla suficientemente damnificada que ahora reclama el mismo esfuerzo a la patronal que ellos llevan ofreciendo desde hace tiempo a sus respectivas empresas.

Compartir
Update CMP