14 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
El Pasante

El Pasante

JAVIER DE PABLOS

Liberbank se confiesa a la CNMV

La falta de acuerdo para formar Gobierno en España está agitando el temor a un freno de la economía, una inestabilidad política que ya se percibe en el país. Precisamente, el Banco de España ya ha advertido que uno de los riesgos “de magnitud significativa” que acecha a la economía española es el hecho de que todavía no se haya podido constituir un Gobierno, ya que esa circunstancia arroja incertidumbre sobre el tipo de políticas que aplicará el próximo ejecutivo. Una indicación y consecuencias que acaba de advertir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el consejero delegado de Liberbank. Manuel Menéndez ha comunicado que la variabilidad generada por la actual situación política podría tener un impacto negativo en su negocio bancario que ya, en el primer semestre de este año, obtuvo un beneficio de 73 millones de euros, un 14 por ciento menor en comparación con el mismo periodo de 2018.

Un folleto en el que indica además que el grupo bancario está expuesto a procedimientos administrativos, judiciales y de arbitraje sobre los que no  puede predecir su alcance, contenido o resultado. Una circunstancia que se produce cuando Liberbank espera conocer un pronunciamiento del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre las hipotecas referenciadas al IRPH , que podría ocasionar pérdidas millonarias al banco. En el comunicado a la CNMV, Liberbank advierte que tiene hipotecas vinculadas al índice de referencia por valor de 209 millones de euros, algo menos de la mitad concedidas a empleados. Ante esta perspectiva, el banco reconoce al supervisor que puede ser objeto de “reclamación y demandas judiciales, de arbitraje y administrativas, incluyendo las derivadas de disputas laborales, de las obligaciones convertibles y de los costes, comisiones y gastos relacionados con las hipotecas”. Prestamos hipotecarias pendientes de cobro que al término del primer semestre sumaban 13.714 millones de euros. Unos procedimientos que de no resolverse a favor del grupo Liberbank “su negocio, sus resultados, o su situación financiera y patrimonial podrían verse afectadas negativamente”, concluye el banco en su comunicado.

Liberbank, la decimo tercera entidad por volumen de activos y créditos del país, tras su fracaso de integración con Unicaja y Abanca, vuelve a estar de nuevo en el mercado de fusiones y absorciones de este país, una contratación donde el tamaño es factor determinante para la supervivencia futura. Aunque la entidad asturiana sigue apostando por seguir operando en solitario, en esta ocasión con menos solidez al reconocer que con los “medios técnicos, económicos y humanos limitados” del banco no pueden competir con otras entidades mejor preparadas y más competitivas. Liberbank se muestra de nuevo dispuesta a contemplar operaciones corporativas imprescindibles para el futuro del banco y la tranquilidad de sus accionistas, empleados y clientes. Una zozobra inútil que lleva demasiado tiempo transitando por el grupo bancario.

COMPARTIR: