18 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
El Pasante

El Pasante

JAVIER DE PABLOS

Algunas empresas tramposas en la región

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) acaba de asestar un duro golpe económico -de 54,26 millones de euros exactamente- a 18 empresas españolas de servicios y mantenimiento industrial que durante 17 años se han repartido 746 licitaciones de obras y servicios. Un modus operandi del cártel que ha venido evolucionando y perfeccionando con el paso del tiempo, con el objetivo de fijar los precios y repartirse los concursos entre las empresas que ellos acordaban generalmente por zonas de influencia. Unos sofisticados mecanismos de funcionamiento y contactos que dificultaban su detección, con cambios permanentes en los sistemas de comunicación que utilizaban los implicados para realizar la trama. Una detección que ha sido posible gracias a una de las empresas sancionadas, al poner en conocimiento de la CNMC la existencia de la confabulación, a través del Programa de Clemencia establecido por el organismo, beneficiándose así de la exención del pago de la multa impuesta.

En el cártel de empresas sancionadas hay una importante representación de compañías del sector de Castilla-La Mancha, bien con domicilio social establecido o con importantes delegaciones en nuestro territorio. Según la información oficial de la CNMV recogida públicamente, se trata de las empresas Montajes Mecánicos Puertollanense, de Puertollano (Ciudad Real), sancionada con 560.999 euros; empresa de montajes Hermanos Guarnizo y López, en Puertollano, multada con 873.834 euros; Meisa, con delegaciones en Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real) y Puertollano, con 4.845.609 euros; y Tamoin, con delegación en Puertollano, con una multa de 3.441.286 euros. Igualmente, han sido sancionados los directivos de Meisa, Martín Mora Valvuena, con 34.300 euros; y Javier Cenzano Sáez, de Tamoin, con 30.700 euros.  

La coincidencia de Puertollano en el domicilio de las empresas sancionadas se debe a que la mayor parte de las licitaciones corresponden a empresas como Repsol, con un importante complejo industrial en esta localidad ciudadrealeña, Cepsa, y CLH, además de Iberdrola, Endesa o Dow Chemical en menor medida. Compañías a las que la CNMC ha solicitado a la Junta Consultiva de Contratación Pública del Estado que prohíba su contratación por parte del sector público.

A pesar de la interinidad de la mayoría de sus consejeros, cuyo mandato ha vencido, la CNMC sigue vigilando y presionando con su labor conductas irregulares de empresas contrarias a la competencia constituidas en carteles. Un encaje que en esta ocasión ha servido para denunciar a sociedades y representaciones con sede  en Castilla-La Mancha. Unas sanciones que no prejuzgan en absoluto a la mayoría del tejido empresarial de esta tierra, siempre comprometido con su progreso y desarrollo, aunque algo alicaído últimamente si hacemos caso al Índice de Confianza Empresarial del INE correspondiente al cuarto trimestre.

COMPARTIR: