Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

SU FACTURACIÓN BAJARÁ UN 90 %, SEGÚN UPTA

El drama de los fotógrafos y feriantes de Castilla-La Mancha: la temporada está perdida

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) ha calculado que este año habrá sectores que perderán el 90 por ciento de su facturación, entre ellos los de los fotógrafos y feriantes, de los que en Castilla-la Mancha hay 800 fotógrafos y 1.300 feriantes.

En nota de prensa, la organización ha advertido de los efectos económicos que tendrá la pandemia del coronavirus en estos sectores, donde la caída de la facturación superaría los 400 millones de euros en España, para los que ha pedido al Gobierno de España un cese de actividad extraordinario hasta la nueva normalidad.

De hecho, según los datos de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (Fepfi) integrada en UPTA, la pérdida de ingresos se debe principalmente a la suspensión de enlaces matrimoniales, más del 80 % de los 170.000 que se producirían en 2020.

Asimismo, se han retrasado comuniones y bautizos y otras celebraciones grupales.

En el caso de las bodas, el precio por los servicios fotográficos y videográficos oscila entre los 1.500 y los 3.500 euros; si se trata de una primera comunión entre 300 y 500 euros y en bautizos entre 100 y 500 euros, dependiendo del tipo de reportaje y de la provincia donde tenga lugar.

Además, dadas las circunstancias, el Ministerio del Interior ha prorrogado hasta el 2021 la validez de los DNI que habían caducado durante este año, lo que le ha supuesto al sector también una gran pérdida de ingresos, 40 millones de euros adicionales.

UPTA ha lamentado que esta "dramática situación" ha llevado a la mayoría de los profesionales de la imagen a cerrar sus negocios, más de 17.000 trabajadores autónomos en España de los cuales 800 corresponden a Castilla-La Mancha.

A este respecto, ha solicitado al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que se establezca, para este colectivo, un cese de actividad extraordinario que perdure hasta que la situación de su actividad se normalice.

Por otro lado, la organización sindical está negociando con el Gobierno estatal cómo abordar la situación de otros sectores de actividad como los 25.000 los feriantes, vendedores y comerciantes ambulantes, de los cuales 1.300 hay en Castilla la Mancha, según la Asociación regional de Industriales Feriantes también integrada en UPTA.

En su caso, los feriantes desarrollan su actividad económica desde el mes de marzo hasta octubre en fiestas patronales y lugares de ocio y son de forma mayoritaria autónomos fijos discontinuos.

Por todo ello, UPTA ha pedido a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que destine más recursos y establezca una prestación extraordinaria para los colectivos que desarrollan actividades estacionales porque son muchas las familias que dependen del trabajo autónomo de temporada y que no obtendrán ingresos durante el 2020.

Compartir
Update CMP