Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

ENTREVISTA A JOSÉ LUIS ORTIZ

Globalcaja despeja las dudas más habituales sobre los planes de pensiones

José Luis Ortiz, Product Manager de Planes de Pensiones de Globalcaja José Luis Ortiz, Product Manager de Planes de Pensiones de Globalcaja

¿Sabías que una persona que comienza a ahorrar entre los 20-30 años tendría que destinar alrededor del 6-9 % de su renta disponible y cuando se hace a partir de los 50 este porcentaje se convierte en un 28 %, cifra más difícil de alcanzar? Con este dato, desde Globalcaja dan respuesta a una de las preguntas más habituales: ¿a qué edad se debe empezar a ahorrar?

Tal y como asegura José Luis Ortiz, responsable de Planes de Pensiones de la entidad, “no hay una edad determinada para comenzar a canalizar el ahorro. Lo recomendable es hacerlo cuanto antes, porque es más fácil repartir el esfuerzo ahorrador durante toda la vida activa de una persona”. Para ello, Ortiz considera que “una buena manera de hacerlo es realizar aportaciones periódicas a planes de pensiones”. Resolvemos, junto a este profesional, las dudas más habituales sobre el único instrumento financiero vinculado directamente con la jubilación.

¿Qué son los planes de pensiones?

Los planes de pensiones son instrumentos de ahorro previsional diseñados para constituir un capital del que disponer en el momento de la jubilación, en caso de incapacidad, enfermedad grave, dependencia severa o gran dependencia, desempleo de larga duración, disposición anticipada o de fallecimiento. Una de sus principales ventajas es su excelente tratamiento fiscal. La fiscalidad de las aportaciones es la más beneficiosa de todos los productos de ahorro, inversión y previsión. Reduce el tipo impositivo del IRPF por lo que afecta a la totalidad de la declaración. Al tratarse de una planificación de ahorro a largo plazo, cuanto antes se suscriba, mayor ahorro podrá acumularse.

¿Cuántas aportaciones se pueden realizar?

La aportación anual máxima es de 8.000 euros. Pueden realizarse aportaciones a favor del cónyuge por un máximo de 2.500 euros cuando este obtenga rentas del trabajo o actividades económicas inferiores a 8.000 euros anuales. En el caso de personas con discapacidad, el límite asciende a 24.250 euros, incluyendo las aportaciones a su favor por parte de terceras personas, que no podrán exceder los 10.000 euros anuales.

¿Puedo traspasar mi plan de pensiones desde otra entidad?

Sí. aquellas personas que tengan un plan de pensiones en cualquier entidad y lo traspasen a Globalcaja, antes del 31 de diciembre, pueden recibir hasta un 5 por ciento de bonificación. Para los traspasos a partir de 3.000 euros, la entidad ofrece un 3 por ciento de bonificación. Adicionalmente, se podrá sumar un 1 por ciento por establecer un calendario mensual de aportaciones desde 100€ o por la contratación de un seguro de vida o accidentes, pudiendo obtener hasta un 5 por ciento con la contratación de ambos. Además, para aquellos clientes que ya cuentan con un plan de pensiones en Globalcaja, la entidad ofrece magníficos regalos por las aportaciones extraordinarias que se realicen antes de fin de año.

¿Cuándo y cómo se puede cobrar el plan de pensiones?

El plan de pensiones se puede cobrar en el momento de la jubilación. Pero, además, la legislación actual contempla otras contingencias y supuestos excepcionales de liquidez que permiten su cobro. Estos son: incapacidad permanente; situaciones de gran dependencia o dependencia severa; fallecimiento del titular del plan; enfermedad grave y desempleo de larga duración.

En cuanto al cobro, existen distintas modalidades: en forma de capital, se cobran todos los derechos consolidados acumulados en forma de capital único; en forma de rentas periódicas; en forma mixta, que combina capital y renta, y flexible, en la que el beneficiario establece libremente las fechas y las cuantías de los cobros. Es importante saber que el importe procedente del rescate de un plan de pensiones tiene la consideración de rendimientos del trabajo, estando sujeto a retención.

¿Cuál es la fiscalidad de las prestaciones?

El tratamiento fiscal de las prestaciones tiene consideración de rendimientos del trabajo y por tanto, se integra en la base imponible general del IRPF. Para aportaciones realizadas con posterioridad al 1 de enero de 2007, se considera rendimiento del trabajo el 100 % de la prestación percibida. La prestación se imputará fiscalmente en el ejercicio en el que efectivamente se cobre con independencia de cuándo se haya producido la contingencia. Existe un régimen transitorio que puede resultar beneficioso, dependiendo de cada caso.

Para aquellas prestaciones que se perciban en forma de capital y que estén derivadas de aportaciones realizadas antes del 1 de enero de 2007, se puede aplicar una reducción del 40 % siempre que hayan transcurrido más de 2 años desde la primera aportación. Dicho coeficiente reductor sólo puede otorgarse a las cantidades percibidas en un único año. Además, si la contingencia por la que se solicita la prestación es posterior al 1 de enero de 2015, para poder aplicar la reducción del 40 % se debe solicitar en el mismo ejercicio en que se produzca o en los dos ejercicios siguientes. Contar con un buen asesoramiento es clave para obtener el mejor rendimiento de los planes de pensiones, tanto en el momento de la elección de los planes de pensiones que mejor se adapten a cada uno y de la contratación, como en el momento de recibir la prestación.

¿Cree que el sistema público de pensiones puede desaparecer y se acabarían las pensiones?

El sistema público de pensiones seguirá existiendo con las reformas pertinentes que se realizan cada cierto tiempo, pero las pensiones continuarán en vigor. La evolución demográfica actual, el aumento de la esperanza de vida -junto a una caída de la natalidad-, es lo que nos ha llevado a un fuerte desequilibrio en el sistema público de pensiones. Todo esto se traduce en un mayor número de beneficiarios frente a cada vez menos contribuyentes y, por ello, se necesitan reformas estructurales. Lo que si ocurrirá es que la pensión pública se irá reduciendo en los próximos años y necesitamos más garantías para compensar esa merma si queremos mantener nuestro nivel de vida previo al retiro. De hecho, esto ya se está produciendo, pues la tasa de sustitución o reposición -que es el porcentaje que se recibe hoy en día con respecto del último salario- es de un 72 % y se prevé que, en los años sucesivos, se vaya reduciendo progresivamente. Por tanto, se hace necesario tener un ahorro complementario.

¿Hay que estar ya preparados para contar con un plan de pensiones privado por lo que pueda ocurrir en el futuro con lo público?

La concienciación y la preocupación es cada vez más alta. Comenzar a pensar en la jubilación con conciencia va formando parte de nuestras prioridades. La jubilación es una de las principales preocupaciones de los españoles y los planes de pensiones privados ofrecen diferentes alternativas de inversión donde coexisten planes de renta fija, renta variable o mixtos, según la tolerancia al riesgo de un individuo. Además, están los denominados Ciclo de Vida, que adecúan el mix de inversión entre renta fija y variable, en función del horizonte temporal.

En este sentido, conviene destacar la importancia que tiene el asesoramiento a la hora de elegir el plan que mejor se adapte a nuestras necesidades, pues debemos evaluar nuestro perfil de tolerancia al riesgo, el tiempo hasta la jubilación y una correcta diversificación, de tal manera que se pueda ir balanceando según cómo cambien estas variables durante el período de acumulación del ahorro. La tranquilidad de poder contar con un experto asesor es un valor añadido que ofrecemos en Globalcaja.

Una pregunta que nos hacemos todos, ¿a qué edad deberíamos empezar a preparar un plan de pensiones? ¿Hay una edad en la que sí o sí se debe pensar en un plan de pensiones?

Realmente no hay una edad determinada. Lo que si deberíamos hacer es prepararlo desde el momento en el que nos incorporamos al mercado laboral. Es muy recomendable hacerlo desde ese momento, pues cuanto antes empecemos, menos porcentaje de nuestra renta disponible tendremos que dedicar al ahorro. Cuanto más tarde lo hagamos, mayor esfuerzo tendremos que realizar. Es decir, es más sencillo repartir el esfuerzo ahorrador durante toda la vida activa de cada persona. Y una buena manera de comenzar es hacerlo con aportaciones periódicas. Creando una planificación sistemática puedes flexibilizar y adaptar tu ahorro a las necesidades de cada momento.

Los planes de pensiones tienen un buen tratamiento fiscal, ¿cuáles son sus ventajas?

Las aportaciones que se realizan a un plan de pensiones reducen la base imponible. En la actualidad, puedes deducirte 8.000 euros, que es la aportación máxima, o el 30 % de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas. La cifra a deducir siempre será la menor de esas dos cantidades. Si, además, reinvertimos en el plan el ahorro fiscal obtenido, tendremos un producto financiero - fiscal muy atractivo.

¿Cómo afecta la nueva fiscalidad a los planes de pensiones y qué le parece?

El anteproyecto de ley presentado en los PGE plantea reducir la aportación máxima de 8.000 euros a 2.000 euros, y, a cambio, elevar la aportación conjunta en los planes de empleo de 8.000 a 10.000 euros entre empresa y trabajador. Se abre un nuevo horizonte para nuestra previsión. Como decía anteriormente hay que ver cómo se instrumenta todo esto. No obstante, tenemos un déficit de ahorro importante con respecto a nuestros países vecinos, por lo que también es necesario el ahorro individual y no debemos relegarlo. A priori, parece que este guiño fiscal a los planes de empleo puede tener un efecto limitado pues no olvidemos que se trata de un salario diferido. Hay pequeñas y medianas empresas que igual no necesitan una ampliación. Esta iniciativa se tiene que negociar por la patronal, sindicatos y partidos políticos por lo que parece complicado abordarla en un período a corto plazo. Tendremos de esperar para ver cómo se va componiendo todo este proceso.

¿Qué recomiendan a las empresas y trabajadores sobre los planes de empleo y planes de pensiones?

Ambos son complementarios y forman parte, junto con el sistema público, de los tres pilares de la previsión social. Ambos son sistemas de capitalización frente al de reparto del sistema público. Este se encuentra en proceso de reforma para garantizar la sostenibilidad y suficiencia y seguirá teniendo un peso importante, pero necesitará de un fuerte impulso de los otros dos pilares que han de actuar de complemento.

¿Qué bonificación ofrece Globalcaja por los traspasos de los planes de pensiones?

Quienes tengan un plan de pensiones en cualquier entidad y lo traspasen a Globalcaja antes del 31 de diciembre recibirán hasta un 5 %, cumpliendo unas determinadas condiciones. Una oferta de las más competitivas del sector. Además, para nuestros clientes que ya cuenten con un plan de pensiones, la entidad ofrece un catálogo de regalos para las aportaciones que se realicen antes de final de año.

¿Por último, cuáles son sus recomendaciones en materia de planes de pensiones?

Buscaría, en primer lugar, un buen asesoramiento. Debemos conocernos bien a nosotros mismos y, para ello, es muy relevante evaluar nuestro perfil inversor y los años que tenemos de fase de acumulación de ahorro. Después, realizaría un buen análisis del plan o planes que se adaptan a cada uno de nosotros y cuánto mayor sea la gama mejor se podrá elegir. Añadiría la importancia de diversificar las entradas mediante aportaciones periódicas. Por todo ello, es muy importante contar con un buen y experto asesor. En Globalcaja contamos con todo ello: profesionales que asesoran sobre todo lo relacionado con los planes de pensiones y la jubilación, y una amplia red de oficinas, para que el partícipe tenga su futuro asegurado.

Compartir