Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

LA ALTA COSTURA SIGUE PISANDO FUERTE EN TIEMPOS DE COVID

El vestido perfecto, de manos de Alejandro de Miguel: "Buscamos la excelencia"

Si mencionamos la marca "Alejandro de Miguel", probablemente casi todo el país la conozca. Este diseñador castellano-manchego, nacido en pleno Corazón de la Mancha, ha logrado posicionarse como el modisto favorito de numerosas famosas, pues ha vestido a Carmen LomanaAna ObregónMarina Danko e incluso a la Reina Sofía

Alejandro de Miguel tiene claro que si algo le diferencia es "la profesionalidad". El modisto presume de oficio y, desde niño, ha estado en casa cosiendo, por lo que sabe hacer todo el proceso de la prenda, desde el patronaje al corte y confección. Es por ello que sabe supervisar a todo el equipo y dirigirlo desde un punto de vista muy profesional.

A pesar de que en los últimos años han emergido muchos talleres nuevos, el diseñador considera que el oficio es "muy complicado", pues no solo se trata de "saber mover un Instagram con muchos seguidores", sino de conseguir la "excelencia". "Una foto todo lo aguanta, pero una clienta que ha confiado en
ti para el vestido más importante de su vida, te va a exigir lo mejor, y eso es lo que buscamos desde mi equipo: clientas satisfechas que se convierten en amigas".

Todos los diseños de Alejandro de Miguel se confeccionan íntegramente en España y es algo de lo que se siente "muy orgulloso". Concretamente, se elaboran en el taller de Miguel Esteban, su pueblo natal, aunque también tiene otras tres tiendas en Madrid, Toledo y Ciudad Real.

En cuanto a su relación con las novias, el modisto señala que es "muy cercana", ya que está presente desde la primera entrevista hasta la entrega del vestido. "Una mujer seguro que ha soñado mil veces con su vestido de novia. Me gusta escuchar a la clienta para hacerle el vestido perfecto, acorde a su personalidad y
huyendo de los disfraces. Les aconsejo en todo momento, aunque ellas siempre tienen la última palabra".

En primer lugar, ambos hablan de las ideas de la novia para confeccionar la primera prueba sobre un tejido de algodón que no será el definitivo. Para ello, se parte de un patrón base que se adaptará a su cuerpo y, posteriormente, se ensayan las diferentes formas o escotes. Terminado este proceso, el vestido se prepara en la tela definitiva elegida por la novia, que puede escoger los detalles, bordados, aplicaciones y fornituras. "En todo momento me gusta aconsejarles y ayudarles a elegir y hacemos las pruebas que sean necesarias hasta alcanzar el vestido de sus sueños".

Alejandro de Miguel trabaja con las telas "más nobles y exclusivas del mercado", pero el tejido y el corte de cada atuendo depende de la talla, la edad y el cuerpo de la clienta. Aunque las novias pueden elegir un diseño concreto de una colección si así lo prefieren, "el 90 % se hacen un traje exclusivo porque saben que vamos a estar a la altura haciendo su sueño realidad".

Además de trajes de novia, el diseñador manchego también confecciona vestidos de invitada y madrina, a las que aconseja "elegir bien el color" puesto que "cada mujer está guapa con uno diferente por su tono de piel o de pelo". "Me gusta ayudarles a elegirlo porque, después de atender a tantas mujeres en mi carrera, nada más verla sé con qué tipo de vestido estará más estilizada y favorecida. Tengo clientela muy fiel que confían en mí la elección de sus vestidos".

Una vez que Alejandro de Miguel ha cumplido con la expectativa de la novia, su deseo es "que disfrute de la experiencia", ya que la boda pasa muy rápido. "Hacerse un vestido de novia a medida es una experiencia mágica que se recuerda toda la vida. Están creando su vestido y no habrá otro igual".

Compartir