Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

JORNADA ORGANIZADA EN TOLEDO POR LA ASOCIACIÓN DE EMPRESA FAMILIAR DE CASTILLA-LA MANCHA

Las mujeres empresarias toman la palabra para debatir sobre feminismo en primera persona

La Jornada Mujer y Empresa organizada por la Asociación de Empresa Familiar de Castilla-La Mancha ha acogido una mesa redonda protagonizada por tres mujeres líderes en sus respectivas empresas, María del Mar García-Baquero (Lácteas García-Baquero), Dolores Font Cortés (de Dolores Cortés) y Ana Arcos (de Arcos Hermanos), donde han puesto de manifiesto algunos de los problemas con los que se encuentra el sector femenino en la vida laboral.

A lo largo de la conversación moderada por la periodista Esther Esteban, coeditora de EL DIGITAL, las tres dirigentes han coincidido en la existencia de "techos de cristal" que en muchos casos también están "autoimpuestos" por las propias mujeres, al tiempo que han rechazado que vía legislación se imponga a las empresas un sistema de cuotas para garantizar la paridad en puestos directivos, ya que prefieren un sistema de meritocracia.

En este sentido, García-Baquero ha insistido en defender esta "meritocracia" asegurando que llegar a puestos de dirección es algo que "se gana día a día y no obedece a cuotas".

Tras citar ejemplos de otros países de nuestro entorno donde un sistema de cuotas "no ha acabado con la desigualdad real", ha opinado que muchas veces las mujeres encuentran "más equilibrio emocional y satisfacción" en la familia que en la empresa, motivo que hace que en muchas ocasiones "las mujeres no lleguen" a estos puestos directivos.

Para combatirlo, ha puesto el acento en la necesidad de que también los hombres sean corresponsables y aprendan a conciliar encontrando también ese equilibrio emocional en la familia, asegurando que hay casos en los que las mujeres "tiran la toalla" en su ascenso profesional por este motivo.

Dolores Cortés también ha coincidido en que a los puestos de dirección se tiene que llegar "por talento, mérito y capacidad de trabajo y no por cuotas", ya que "lo contrario no es bueno". "Insistiría en que lo que hay que hacer es ayudar a formarse adecuadamente a las mujeres para que puedan llegar a donde quieran y se propongan", ha señalado.

Ana Arcos ha compartido esta línea, afirmando que "si se sigue alimentando" el sistema de cuotas "se seguirá hablando mucho tiempo de desigualdad". "Creo que ya hemos ido avanzando --sin ese sistema--, creo que debemos ir alcanzando metas por méritos, formación y capacidad, y no por legislación", ha indicado.

Las "tres brechas" entre hombres y mujeres

En el marco de la Jornada Mujer y Empresa, la consejera de Estado, ex vicepresidenta del Gobierno y socia de Cuatrecasas Soraya Sáenz de Santamaría ha dictado una ponencia bajo el título 'Mujer y buen Gobierno corporativo', durante la que ha defendido que el sector femenino necesita "más transparencia" y, si bien ha reconocido que el salto de las mujeres a los consejos de administración de las grandes empresas ha sido "espectacular" en los últimos años, ha apuntado que muchas de las que llegan a estos foros lo hacen después de hacer carrera "fuera" de estas empresas. En este sentido, ha lamentado que "no se hace carrera profesional dentro de las propias empresas", tal y como demuestra los datos ofrecidos por la ponente, que apuntaba que de los 417 miembros de comités de dirección en el IBEX 35 solo 61 son mujeres.

En su opinión, las empresas con más mujeres "son más responsables y sostenibles" y los grandes inversores mundiales tienen en cuenta la presencia del sector femenino en las cúpulas de las sociedades. Tal y como ha dicho, cerca del 80 % de los grandes inversores "exige paridad" antes de poner su dinero: "Quien maneja de verdad el dinero de las inversiones en el mundo consideran que la responsabilidad social corporativa da sostenibilidad a las empresas y están empezando a medirlo a la hora de invertir".

De ahí que Sáenz de Santamaría haya abogado por aumentar "la presencia del discurso de la mujer" en la empresa y "el papel de las mujeres" en el discurso público. Igualmente, ha propuesto incentivar el trabajo en red entre hombres y mujeres, punto en el que ha considerado que las mujeres se hacen cargo en mayor medida de la vida familiar en comparación con sus compañeros. "Las mujeres, lo que hacemos realmente, no es sacrificar ni la vida familiar ni la laboral, sino la personal. Y cuando decidimos tenerla, tenemos cargo de conciencia", ha expresado.

Con todo, la última de sus propuestas pasa por aumentar la corresponsabilidad entre hombres y mujeres. "La mujer se lleva la casa en la mochila, pero cualquiera puede hacerlo, señores", ha afirmado, apuntando como solución empezar a revisar el sistema de horarios en España. "Este país tiene horarios imposibles", ha alertado, criticando que en ocasiones la comida en jornada laboral se alarga "hasta dos y tres horas". En este punto ha dicho además que "el presencialismo no es garantía de nada", por lo que abogado por más flexibilidad para mejorar la conciliación.

Soraya Sáenz de Santamaría ha abundado en las tres brechas que a su juicio existen entre hombres y mujeres. En primer lugar, la brecha salarial, para la que "harán falta 200 años" para vencerla. "La revolución femenina va lenta", ha admitido.

Otra de las brechas es la de edad, toda vez que conforme avanzan las carreras profesionales de las mujeres, van teniendo menos peso en los altos órganos de dirección. "Cuanto más subimos en el escalafón, menos mujeres hay a nuestro alrededor", ha apuntado, recalcando que las nuevas incorporaciones de personal junior están protagonizadas por mujeres, peso que se va diluyendo conforme avanzan las carreras. "Vamos cumpliendo años y no estamos más arriba. Al llegar a determinada edad, surgen otros problemas y necesidades, y somos las mujeres las que hacen ese sacrificio".

La tercera y última de las brechas es la tecnológica, ya que "solo el 18 % de las mujeres estudia carreras tecnológicas, en un mundo en el que los trabajos del futuro son los que son". "Y aquí hay que poner enfoque", ha terminado sugiriendo.

Juan Alfonso Ruiz Molina y los impuestos

El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha sido el encargado de cerrar la Jornada y ha insistido en que el Ejecutivo de la región va a "pelear" la nueva financiación autonómica en busca de la armonización fiscal, al tiempo que ha abogado por "repartir la carga" impositiva entre todos los contribuyentes a razón de su capacidad económica, pero sin que "desaparezcan figuras tributarias".

 

Tras reconocer que "todo el mundo quiere pagar menos impuestos para tener más renta disponible", ha pedido coherencia, ya que "no se puede ser muy liberal por la mañana y luego muy socialdemócrata por la tarde y pedir que el sector público contribuya a la generación de riqueza incentivando a las empresas". "Busquemos el equilibrio. Ahora el mayor eslogan es el de pagar menos impuestos pero nuestro diferencial es de 8 puntos en relación al PIB con el resto de países de la Unión Europea. Se trata de repartir adecuadamente la carga tributaria sin necesidad de que desaparezcan figuras tributarias", ha abundado.

El titular de Hacienda ha celebrado que los presupuestos generales de la Comunidad Autónoma podrán volver a estar aprobados en tiempo y forma para entrar en vigor el 1 de enero de 2020. Estas cuentas tienen el objetivo de "generar riqueza incentivando el crecimiento económico" además de "redistribuir la riqueza", y todo para "financiar los servicios públicos y sostener el Estado del Bienestar".

El acto ha servido también para entregar el premio anual de la Asociación de Empresa Familiar a Laboratorios Valquer, ubicados en la localidad de Villaminaya. Al recoger el premio, el fundador de la marca, Manuel Cerrillo, ha aprovechado la presencia de Ruiz Molina para lanzarle un guante, pidiéndole expresamente que elimine el impuesto de sucesiones y donaciones.

"Muchas veces los empresarios no podemos donar nuestro pequeño patrimonio por atender a estos impuestos. Conocemos a muchos empresarios que no pueden ver su empresas en mano de sus hijos porque los impuestos han sido demasiado grandes y han tenido que minimizar gastos o vender estas empresas, algunos incluso renunciando a esa herencia que han dejado sus padres tras muchos esfuerzos", ha lamentado.

Compartir
Update CMP