SEGÚN ADECCO

Los trabajadores castellano-manchegos son los más felices del país

Casi nueve de cada diez castellano-manchegos asegura ser feliz en su trabajo, lo que supone un 86,2 por ciento y un incremento de 8,9 puntos porcentuales en el último año, lo que sitúa a esta región por encima del índice medio de felicidad español, que es el 76,1 %, y a sus empleados como "los más felices" del país.

Así se desprende de la VIII Encuesta Adecco sobre felicidad en el trabajo, realizada entre más de 3.500 trabajadores españoles, de los cuales 250 pertenecen a Castilla-La Mancha, con el objetivo de conocer de primera mano qué importancia tiene esta filosofía y estilo de liderazgo entre el talento castellano-manchego.

El 86,2 % registrado en esta comunidad marca también un dato histórico en las ocho ediciones de la encuesta, pues hasta ahora el valor más alto había sido un 82,6 % en el año 2011.

En cuanto a los indicadores, un año más los castellano-manchegos valoran como lo más importante para ser feliz en su trabajo disfrutar de un buen ambiente laboral con los compañeros (votado con 8,10 puntos sobre 10).

En segundo lugar, les importa tener un horario que permita conciliar vida personal y profesional, con 8,02 puntos sobre 10, y en tercer lugar, se mantiene la idea de tener un buen jefe (7,93 puntos).

Además, Adecco ha preguntado a los trabajadores de Castilla-La Mancha de quién creen que depende la felicidad laboral y para el 20,7 % de ellos depende de la motivación que sepan transmitir los jefes a sus empleados, así como otro 20,7 % piensa que depende de la empresa como organización.

Sin embargo, un 17,2 % cree que la felicidad depende únicamente de la actitud que tenga el trabajador.

Por otro lado, en opinión del 29,9 % de los castellano-manchegos para que un buen líder contribuya a la felicidad de sus empleados debe saber escuchar a sus equipos y tener en cuenta sus opiniones, seguida de la idea de que un buen líder debe saber organizar sus equipos y gestionar sus tareas y conflictos (19,5 %) y tener empatía y saber ponerse en el lugar de los empleados (13,8 %).

Preguntados los encuestados sobre en qué medida influiría a la hora de optar a un puesto de trabajo u otro que una empresa incluya políticas de felicidad profesional entre su paquete de beneficios, 9 de cada 10 han afirmado tenerlo en cuenta y, de ellos, 6 de cada 10 lo consideran además un aspecto fundamental, percepción que crece más de nueve puntos porcentuales este año.

En este sentido, sobre si las empresas están incluyendo medidas relacionadas con la felicidad laboral en sus políticas de recursos humanos, solo el 16,1 % cree que sí lo están haciendo de manera seria.

Otro 35,6 % de los castellano-manchegos piensa que se está haciendo, aunque tímidamente, y la mayoría (el 48,3 por ciento) considera que las empresas aún no están llevando a cabo suficientes políticas de felicidad laboral en su organización.

A este respecto, preguntados por las políticas qué influyen de manera más positiva en la felicidad laboral de los trabajadores, han respondido que las de bienestar y salud (73,6 %), las retributivas (60,9 %) y las de riesgos laborales (29,9 %), así como las medioambientales (26,4 %).

COMPARTIR: