SEGÚN UN ESTUDIO DE LA FUNDACIÓN NATURGY

Así podrían reducir hasta un 29 % sus facturas energéticas los hogares castellano-manchegos

La Fundación Naturgy ha publicado los resultados de la última edición del Índice de Eficiencia Energética en el Hogar, un estudio que refleja que los castellano-manchegos podrían reducir un 29,1 % sus facturas energéticas con mejoras en sus hábitos y en equipamiento.

A nivel nacional, el ahorro potencial es de un 27,4% en 2018. Esto significa que unas ligeras modificaciones de los usos y las costumbres permitirían ahorrar 4.352 millones de euros a los hogares españoles en las facturas energéticas al año.

La energía susceptible de ser economizada son casi 50.000 GWh, el equivalente al 18% de la demanda eléctrica total de España en 2017. Con este ahorro, además, se evitaría la emisión de 14,7 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO 2 ) a la atmósfera, las mismas emisiones que realizan 4,8 millones de turismos al año, el 21% del parque móvil existente en España.

En el caso de Castilla-La Mancha, el potencial de ahorro es el siguiente: calefacción (28,3%), agua caliente (13,7 %), aire acondicionado (18,1 %), iluminación (24,5 %) y equipamiento (46,5 %).

El estudio de la Fundación Naturgy contiene un Índice Global de Eficiencia Energética Nacional, que evalúa el equipamiento, control, mantenimiento y cultura de los hogares en una escala del 0 al 10. En esta última edición sitúa a Castilla-La Mancha, con una puntuación de 6,46, como la octava comunidad autónoma más eficiente de España, en la media nacional (6,46).

Además, los hogares castellano manchegos son este año 2018 un 0,3% más eficientes respecto al índice de 2016, que fue de 6,44.

El director general de la Fundación Naturgy, Martí Solà, destacó que “los castellano-manchegos están cada vez más concienciados con la cultura energética y las medidas de ahorro, y en esta nueva edición del estudio, los hogares de la Comunidad se sitúan en la media nacional”.

Actualmente, los hogares con más ahorro energético de España se encuentran en la Comunidad Valenciana, con una puntuación de 6,61, seguidos por los catalanes (6,57) y los cántabros (6,52). Al mismo nivel que la media nacional (6,46), se sitúan Madrid y Castilla-La Mancha. En el lado opuesto, por debajo de la media, Castilla y León, País Vasco (6,40), Galicia (6,36), La Rioja (6,34) y Baleares (6,31), todos ellos en el entorno del 6,3 al 6,4.

Las regiones con los hogares menos eficientes se sitúan en Asturias, Navarra (6,23) y Canarias (6,01).

El informe demuestra también que los ciudadanos son cada vez más conscientes de las medidas de ahorro y eficiencia. Los hábitos que han mejorado en el último año son los siguientes: prácticamente en la mitad de los hogares españoles la mayoría de los electrodomésticos son de clase A o superiores (49,4 %) y ha mejorado el conocimiento sobre el etiquetaje; evolucionan en positivo el uso del programa corto en la lavadora y crece la tendencia de seleccionar que el lavavajillas elija automáticamente el programa de lavado, lo que mejora la eficiencia; el 39 % de las bombillas de los hogares españoles son led, seguidas de las de bajo consumo (34 %); las bombillas menos eficientes, las incandescentes, ya sólo representan el 9 %; y hay un 27 % más de hogares que tienen contratada discriminación horaria.

También se refleja una mayor cultura energética, ya que 3 de cada 4 encuestados saben que, ajustando a sus necesidades la tarifa y la potencia contratada, pueden pagar menos. Entre los aspectos negativos, han aumentado los equipos en stand by en los hogares y ha descendido el número de casas que apagan del todo los equipos antes de salir o acostarse. Además, han empeorado los sistemas para la reducción de salida de aire en todas las ventanas en los hogares, se ha incrementado el uso de electrodomésticos de mayor consumo de manera simultánea y ha crecido el número hogares sin termostato para regular la calefacción individual.

COMPARTIR: