ANTONIO ROMÁN, ALCALDE DE GUADALAJARA

"Votar al PP es la única opción segura para que Guadalajara siga siendo la ciudad más próspera y con mayor calidad de vida de Castilla-La Mancha"

Antonio Román (Guadalajara, 1965) lleva 12 años al frente del Ayuntamiento de Guadalajara. Pese a que hace unos meses tenía decidido abandonar la política para volver a ejercer la Medicina, el pasado 28 de abril fue elegido senador en las generales y ahora se encuentra inmerso en una nueva campaña electoral de las municipales: vuelve a presentarse a unos comicios para optar a su cuarto mandato consecutivo en el Consistorio guadalajareño. Sabe que las siglas a las que representa, las del PP, nunca antes lo habían tenido tan difícil en unas elecciones pero confía en que su solvente gestión siga valiéndole el apoyo mayoritario de los ciudadanos, aunque repetir el 54 % de votos que consiguió años atrás hoy por hoy sea una utopía que le va a obligar a entenderse con otras fuerzas políticas.

Usted es alcalde de Guadalajara desde 2007 y ya suma 12 años en el cargo. ¿Por qué ha decidido repetir como candidato en un entorno político tan incierto como el actual?

Siendo fiel a la verdad y honesto conmigo mismo tengo que decirle que, por un compromiso con mi familia, tenía la decisión de abandonar la vida política de manera total. Fue el pasado mes de diciembre cuando la dirección nacional del PP me insistió en que tenía que volver a encabezar la lista municipal porque los resultados eran inciertos y los candidatos tenían que ser lo más conocidos posible. Los 12 años que llevo como alcalde me dan esa notoriedad y, finalmente, tras convencer a mi mujer y a mis hijos, acepté por una cuestión de responsabilidad hacia mi partido y, sobre todo, hacia los vecinos de Guadalajara.

Ya ha informado de que si no logra revalidar la Alcaldía no se quedará en la oposición. ¿Si sigue como alcalde se compromete a agotar la legislatura?

Llevo 24 años en la vida municipal, los 12 últimos como alcalde, por lo que mi compromiso y mi fidelidad a la ciudad nadie lo puede poner en duda. El PSOE siempre ha dicho que estaba a punto de irme y al final los que se han ido marchando han sido todos sus candidatos. Si soy alcalde trataré de llevar a cabo mi proyecto político, que comienzo de nuevo con esperanza y fuerzas renovadas. Si en el futuro cambian las circunstancias personales o políticas ya lo analizaremos en ese momento.

¿Qué grandes logros puede presentar a la ciudadanía guadalajareña para que sigan confiando en usted?

La gestión durante los últimos años, una candidatura con experiencia pero renovada e ilusionada y el proyecto de futuro que tiene el PP para la ciudad de Guadalajara. Somos referencia nacional a nivel deportivo, somos la ciudad de Castilla-La Mancha con mayor actividad económica y también donde más ha bajado el paro, aunque nuestro objetivo es conseguir el pleno empleo. Para ello vamos a conceder ayudas de 5.000 euros a los autónomos que inicien una nueva actividad y a las empresas que hagan un contrato indefinido.

¿Sobre qué pilares se asentará su nuevo programa electoral?

Tenemos 30 grandes medidas para seguir haciendo de Guadalajara una ciudad más próspera y con una mayor calidad de vida. Las personas van a seguir estando en el centro de nuestras políticas y las familias, como célula fundamental de nuestra sociedad, van a contar con el apoyo de su ayuntamiento. Por ejemplo, vamos a poner en marcha ayudas de hasta 1.000 euros al año para que las familias puedan escolarizar a sus hijos de 0 a 3 años en las guarderías de Guadalajara, ya sean públicas o privadas.

¿Hay margen para seguir bajando los impuestos a los guadalajareños?

Somos la capital de Castilla-La Mancha con menor presión fiscal y vamos a seguir haciendo retoques, pero siempre sabiendo que los impuestos tienen que permitir prestar servicios públicos de calidad. Si seguimos mejorando la eficiencia de los servicios públicos, consiguiendo más calidad a menor coste, claro que habrá margen para seguir bonificando a las empresas y a los vecinos.

Nunca antes el centro-derecha tan dividido. ¿Las del 26-M son las elecciones más complicadas a las que se ha enfrentado?

Desde luego estoy ante el mayor reto de mi vida política. Nunca antes el resultado de las elecciones ha sido tan incierto y la campaña electoral va a estar muy abierta porque nunca había tantos indecisos. Pero no puedo decir que optar a la reelección sea algo complicado para mí porque los vecinos de Guadalajara, mayoritariamente, me muestran afecto por las calles y reconocen la labor que hemos desarrollado en la ciudad a lo largo de estos 12 años.

¿Qué le dicen las encuestas?

En otras ocasiones las encuestas dudaban sobre si el PP iba a conseguir la mayoría absoluta o no pero daban la seguridad de que íbamos a ser la fuerza más votada. Ahora, aunque no tengo encuestas recientes, hay más incertidumbre. Hay mucha gente que me dice que podría haberme retirado en la victoria, pero respondo que esto no lo hago por mí sino por intentar seguir mejorando la ciudad de Guadalajara.

¿Qué mensaje va a trasladar a los votantes de centro-derecha de Guadalajara para retener el voto en el PP?

Les pido a los vecinos que tanto han confiado en mí durante los últimos 12 años, con porcentajes de voto de hasta el 54 % en alguna ocasión, que piensen en lo que hemos hecho en Guadalajara durante todo este tiempo. Votar al PP es la única opción segura para que Guadalajara siga siendo la ciudad más próspera y con mayor calidad de vida de Castilla-La Mancha.

Usted ha gobernado durante la actual legislatura gracias a que los dos concejales de Ciudadanos se abstuvieron en su investidura. Lo ha hecho en solitario pero sin mayoría. ¿Qué balance hace de esta fórmula de gobierno?

Yo hubiera preferido que los concejales de Ciudadanos se hubiesen implicado en las labores de gobierno porque es muy fácil quedarse en la oposición diciendo "hay que hacer, hay que hacer, hay que hacer". Yo entiendo que la mejor manera de mejorar la sociedad es desde el gobierno pero Ciudadanos se negó. Yo les brindé esa oportunidad pero prefirieron cobrar el sueldo sin asumir responsabilidades. Aquí han mostrado esa cara ambigua, poco coherente y poco responsable que tienen.

¿También ofrecerá a VOX cogobernar Guadalajara si dan los números?

No descarto acuerdos absolutamente con nadie. Voy a hablar con todos, también con el PSOE, por el bien de la ciudad. Aquellos con prejuicios excluyentes están alejados del sistema democrático. Hombre, es muy difícil que podamos llegar a un acuerdo de gobierno como Podemos, porque ideológicamente estamos muy alejados, pero eso no quita que en un momento dado podamos sacar adelante en común algún tema interesante para la ciudad.

¿Qué cree que hará Ciudadanos si tiene el poder de decidir si hace alcalde al socialista Alberto Rojo o a usted?

A Rafael Pérez Borda, el candidato de Ciudadanos, le tengo aprecio y respeto porque le conozco personal y profesionalmente desde hace muchos años, pero tengo el pálpito de que dará el gobierno al PSOE si Alberto Rojo es el candidato más votado. Eso sí, tendrá muy difícil explicar que no apoyen al PP si yo soy el candidato más votado y la suma es suficiente para formar gobierno. El gran peligro es cuando los pactos no se acuerdan en Guadalajara sino que los deciden los partidos en otros lugares. Yo les garantizo que Antonio Román tiene las manos libres por parte del PP para llegar a los acuerdos necesarios que hagan de Guadalajara una ciudad mejor. No sé si todos pueden decir lo mismo.

¿Qué opinión le merece su principal rival en las próximas elecciones, el socialista Alberto Rojo? ¿Cómo valora su aportación a la ciudad como delegado de la Junta en Guadalajara durante la presente legislatura?

La aportación ha sido claramente deficiente. El Gobierno de Page se ha olvidado de Guadalajara y ha paralizado durante cuatro años las obras del hospital. El convenio del campus universitario, que teníamos que haber firmado en 2015, lo hemos firmado hace dos meses, justo cuando empezaba el periodo electoral. El Ayuntamiento de Guadalajara y también el Ayuntamiento de Marchamalo, donde gobierna el PSOE, hemos sacado adelante la Ciudad del Transporte, que va a crear 7.000 puestos de trabajo, y la Junta ni siquiera tiene el proyecto para desdoblar la carretera de acceso. Por tanto, el bagaje político de Alberto Rojo como delegado de la Junta en Guadalajara es muy deficiente.

¿Qué balance hace de los primeros meses de Paco Núñez como presidente del PP de Castilla-La Mancha? Usted dijo públicamente que no le había gustado la forma que el aparato apostó por él como sucesor de Cospedal...

Lo dije porque así lo pienso. Creo que los liderazgos fuertes no se heredan sino que se conquistan. No me gustó la forma en la que se hicieron las cosas y, de hecho, eso me llevó a valorar la presentación de mi candidatura para presidir el PP de Castilla-La Mancha, aunque finalmente lo descarté. Pero una vez que Paco Núñez es el presidente regional de mi partido cuenta con mi apoyo total y confío mucho en el trabajo que está haciendo. Tiene un camino difícil porque en solo 6 meses tiene muy complicado darse a conocer en toda Castilla-La Mancha, que es una región muy amplia. Quizá no tenga tiempo de igualar el resultado de Cospedal pero pueden darse las circunstancias para que la suma con otros partidos políticos pueda provocar un cambio en el Gobierno de Castilla-La Mancha. Yo deseo de verdad, de corazón, que Paco Núñez esté al frente de la Junta porque sé que, de esa manera, a Guadalajara le va a ir mejor. El compromiso de Paco con Guadalajara, la ciudad de donde es su mujer y donde está residiendo actualmente, es total.

COMPARTIR: