BENJAMÍN PRIETO, PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN DE CUENCA

"Afrontamos el 26-M con ilusión y optimismo porque el gran valor del PP es su cuerpo de alcaldes y concejales"

Benjamín Prieto (1975) lleva años siendo la cara más reconocible del PP en Cuenca. Antes lo era con Cospedal al frente de los 'populares' castellano-manchegos y ahora lo sigue siendo con Paco Núñez como jefe. Presidente provincial del partido, dirige la Diputación conquense desde 2011 y es alcalde de la pequeña localidad de Fuentelespino de Haro desde hace 20 años. A las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo se presenta como candidato a la reelección de la Alcaldía y como número 1 del PP conquense a las Cortes de Castilla-La Mancha, aunque reconoce abiertamente que renunciará a su acta de diputado si tiene la opción de seguir al frente de la Diputación por tercer mandato consecutivo. Aunque el viento no es favorable para su partido, asegura que la victoria es posible gracias a que los ciudadanos valoran la gestión y al valor que aportan los candidatos del PP. Defensor del ATC en Villar de Cañas y adalid contra la despoblación, este licenciado en Derecho se enfrenta "con ilusión y optimismo" a las elecciones más complicadas de toda su carrera política.

Las elecciones municipales y autonómicas están a la vuelta de la esquina. ¿Le va a dar tiempo al PP de Castilla-La Mancha a recuperarse de los decepcionantes resultados cosechados en las elecciones generales?

Estoy convencido de que sí. Los resultados de las elecciones generales no son extrapolables, ni mucho menos, a las autonómicas y municipales. Afrontamos el 26-M con ilusión y optimismo porque el gran valor del PP es su cuerpo de alcaldes, concejales, diputados regionales y provinciales. Los vecinos de nuestros pueblos y ciudades van a valorar la buena gestión que hemos hecho durante los últimos años.

El PP, después de muchos años, dejó de ser el partido más votado en la provincia de Cuenca el pasado 28 de abril, cuando el PSOE les aventajó en 11.000 votos. ¿Cuál va a ser el mensaje que van a trasladar desde su partido para contener la fuga de votos hacia Ciudadanos y Vox?

La realidad es clara y los votantes lo han comprobado en las elecciones generales del 28 de abril: el PSOE de Cuenca obtuvo 2 diputados con el 35 % de los votos y el centro-derecha solo sacó el diputado del PP pese a que acumuló más del 55 % de los votos. El mensaje a todos los ciudadanos que quieran que gobierne el centro-derecha, que estén en contra del despilfarro y a favor de mejorar las infraestructuras y los servicios públicos es que tienen que votar a la opción más segura para conseguirlo, que siempre ha sido el PP.

Encabeza usted la candidatura del PP de Cuenca a las Cortes regionales. ¿Tiene en mente hacer carrera en Toledo o renunciará a su escaño si tiene la posibilidad de presidir de nuevo la Diputación de Cuenca?

Si tengo la oportunidad de volver a ser presidente de la Diputación de Cuenca quiero serlo. Además, el partido me apoya para conseguirlo. Siempre voy a luchar por el desarrollo de la provincia de Cuenca y ese es el mejor lugar para hacerlo. Ahora bien, desde la política autonómica también se puede influir en la mejora de todos los municipios de Cuenca, sobre todo después de los 4 años de Page en la Junta, cuyo apoyo a sido nulo y sus políticas han sido perjudiciales para la provincia de Cuenca. Sea yo o sea otro compañero, desde las Cortes regionales el PP vamos a reivindicar infraestructuras tan importantes como la autovía a Albacete, el apoyo al mundo rural más allá de los planes de empleo o la puesta en marcha del vivero de empresas asociado al ATC de Villar de Cañas.

Aprovecho que lo ha nombrado. ¿La contundente victoria del PSOE de Pedro Sánchez el pasado 28 de abril supone la sentencia definitiva para el ATC de Villar de Cañas?

Es paradójico que un gobierno de izquierdas como el de Zapatero activase la construcción de un ATC en España y que haya sido otro gobierno de izquierdas como el de Pedro Sánchez el que lo haya paralizado. Rectificar es de sabios y yo le pediría a Pedro Sánchez que haga frente a un problema de Estado como es la gestión de los residuos nucleares que se generan en nuestro país.

¿Pero el PP va a seguir peleando para que el ATC se construya en Villar de Cañas?

Totalmente. El ATC en Villar de Cañas sería una fortaleza y una gran oportunidad de desarrollo para la provincia de Cuenca. Por cierto, tengo que recordar que el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, solo ha recibido varapalos judiciales en este sentido. La Justicia ya le ha dicho a la Junta que está tomando decisiones arbitrarias y que rozan la prevaricación con tal de paralizar el ATC. Le pido a Page que reflexione, porque lo único que está haciendo es perjudicar a la provincia de Cuenca y a sus habitantes.

Usted ha presidido la Diputación de Cuenca durante las dos últimas legislaturas con mayoría absoluta. ¿Es posible repetir o la subida de Vox y Ciudadanos lo convierte en imposible?

Mi objetivo durante la campaña electoral es que el PP consiga otra mayoría absoluta más en la Diputación de Cuenca. Estoy convencido de que puede ser una realidad. Si volvemos a obtener mayoría absoluta volveremos a hacer lo mismo que en esta legislatura: invertir en todos los municipios de la provincia sin importarnos quién  gobierne en cada ayuntamiento. No hemos dejado a un solo ciudadano de la provincia sin atender o sin prestar servicios, y eso se consigue en buena medida gracias a la estabilidad y la seguridad que da tener la mayoría.

No seré yo quien frene su optimismo pero, en caso de necesitar a otros para seguir gobernando, ¿está dispuesto a hablar con todos o pone algún tipo de límites?

Estoy dispuesto a hablar con todos. Incluso teniendo mayoría he demostrado que soy capaz de llegar a acuerdos. En esta misma legislatura he tenido en la corporación a una diputada de Izquierda Unida, con la que he llegado a más entendimientos que con el PSOE, por ejemplo.

¿También pactaría con Vox de ser necesario?

El único límite es que los posibles pactos o los acuerdos siempre sean beneficiosos para los ciudadanos.

¿Qué balance hace de su gestión al frente de la Diputación en los últimos cuatro años?

Hemos dejado una administración sin deuda pero hemos hecho compatible esa gestión económica con mejorar las infraestructuras. En carreteras se han invertido más de 120 millones de euros; en obras y servicios en los municipios, más de 70 millones; en patrimonio, más de 30 millones. Estoy muy orgulloso de haber apostado por recuperar el legado patrimonial y las señas de identidad de Cuenca, algo que nunca había hecho la izquierda y que, además, permite abrir nuevos destinos turísticos en la provincia y la generación de nuevos empleos. También hemos sacado por primera vez convocatorias para apoyar y ayudar a 100 emprendedores, algo que consolida el tejido empresarial y diversifica la actividad económica de la provincia. No hay mejor herramienta para luchar contra la despoblación.

Y es que Cuenca, junto a Soria y Guadalajara, es una de las provincias de España más afectadas por la despoblación. ¿Cuál es la receta del PP para frenar este preocupante fenómeno?

Quien diga que tiene la varita mágica para luchar contra la despoblación está mintiendo. La solución a la despoblación tiene que ser transversal y tangencial, y siempre en colaboración con otras administraciones. En la provincia de Cuenca tenemos que seguir trabajando para sumar nuestro gran patrimonio artístico y cultural, nuestro gran potencial agroalimentario y seguir ofreciendo más servicios, mejores comunicaciones y nuevas opciones de trabajo a las personas. Siempre me he negado a hablar de la España vacía porque a mí me gusta más hablar de la España de las oportunidades. En eso estoy centrando mis esfuerzos como presidente de la Diputación y espero poder seguir haciéndolo.

¿Considera que ha contado con el suficiente apoyo por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en ese sentido?

En el polo norte hay más temperatura que en la relación entre Page y la provincia de Cuenca. En septiembre de 2015 vine a Toledo junto al alcalde de Villar de Cañas y el presidente de la Junta me negó el acceso a su despacho. Le he pedido audiencias en reiteradas ocasiones y jamás me las ha concedido. Y tampoco ha visitado jamás la Diputación de Cuenca. Nunca he podido hablar cara a cara con Page sobre las macrogranjas, sobre residencias de ancianos o política forestal. No es que me haya dado la espalda a mí como presidente; se la ha dado a los 200.000 habitantes de la provincia de Cuenca. No solo me avergüenza esta actitud sino que me preocupa.

Supongo que para el PP de Cuenca, que usted preside, será muy importante mantener la Alcaldía de la capital. ¿Cuáles son las verdaderas razones para que el alcalde Ángel Mariscal no opte a la reelección?

Fue una decisión suya personal. Nadie le puede afear su gestión ni ninguna falta en relación a su vida pública. Con Ángel Mariscal me une una excelente relación y no descarto que en un futuro pueda asumir nuevas responsabilidades políticas si así lo considera.

¿Se planteó usted en algún momento ser el candidato a la Alcaldía de Cuenca?

También sonó el nombre de muchas otras personas... La verdad es que pudo ser una opción pero, siendo alcalde de mi localidad, Fuentelespino de Haro, el cambio tenía un encaje ciertamente complicado. Ahora estamos centrados en apoyar a Luz Moya, que es la mejor candidata y un lujo para Cuenca. Va a ser la primera alcaldesa de la ciudad.

Usted fue uno de los grandes apoyos de Paco Núñez como sucesor de Cospedal al frente del PP de Castilla-La Mancha. ¿Se juega Núñez su liderazgo el próximo 26-M?

Tiene una carrera muy larga por delante. El trabajo de Paco Núñez está siendo muy importante para el partido y apuesto a que va a dar sus frutos. Creo que el PP va a seguir siendo el partido más votado tanto en la provincia de Cuenca como en Castilla-La Mancha.

COMPARTIR: