24 de noviembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

PACO DE LA ROSA, SECRETARIO REGIONAL DE CCOO

"El adelanto electoral sería una mala noticia para todos"

 Paco de la Rosa fue elegido hace un mes como nuevo líder de Comisiones Obreras en Castilla-La Mancha. Pero el quiere seguir siendo Paco, que no Francisco, y así se lo ha hecho saber a la prensa y sus compañeros del sindicato. Después de 12 años en el cargo, José Luis Gil dejó la Secretaría General de CCOO CLM a este albaceteño padre de dos hijos (una de 19 años y otro de 3)  el pasado 7 de abril, justo el día en el que Podemos le dijo que "no" a los presupuestos de Page contra todo pronóstico. Un inicio a porta gayola que a Paco de la Rosa no le ha hecho perder la esperanza en el diálogo como principal arma de progreso. 

 

¿Qué opina de los empresarios castellano-manchegos?

Los sindicatos y los empresarios representamos intereses contrapuestos, pero no considero que los empresarios sean enemigos de los sindicatos o de los trabajadores. Solo con unos sindicatos y una patronal fuertes progresa más y se gana más dinero. Todos somos parte imprescindible para el desarrollo del territorio. En los últimos 40 años hemos ido madurando juntos y creo que, en ese proceso, ellos han aprendido que el diálogo social es la pieza fundamental para su propia supervivencia y desarrollo. 

 

Los trabajadores necesita mejores sueldos y la patronal necesita moderación salarial. ¿Cuál es la salida?

La precariedad laboral jamás ha ayudado a la salida de una crisis porque no conlleva un mayor beneficio empresarial. Todo lo contrario, más bien. En una región como Castilla-La Mancha, con una dependencia tan importante del sector servicios, nuestra economía se basa en el consumo interno. Los ciudadanos podemos comprar más productos, ayudando a las empresas a despegar definitivamente, solamente si se incrementan los salarios.

 

Castilla-La Mancha vuelve a tener menos de 200.000 parados tras la bajada del desempleo en abril. ¿Es una buena noticia?

Tenemos una dependencia muy fuerte de la estacionalidad. Las calles de Toledo, sin ir más lejos, han estado lleno de gente durante la Semana Santa y se han generado muchos puestos de trabajo. Eso está muy bien, pero no podemos abandonarnos a la suerte de las campañas turísticas o de la agricultura. Si fuésemos capaces de elevar del 5 al 15 por ciento el porcentaje de contratación indefinida, algo que no supondría ningún esfuerzo especial a los empresarios de Castilla-La Mancha, estoy convencido de que la mejora de la economía regional sería exponencial. Tenemos que olvidarnos de la rotación en el empleo y apostar por la contratación indefinida a tiempo completo porque solo así las empresas son más productivas. 

 

El pasado jueves, precisamente, se reunía por primera vez con el presidente de los empresarios castellano-manchegos, Ángel Nicolás. ¿Hubo feeling?

Estoy convencido de que nos vamos a llevar bien. Espero que el diálogo sea el principal protagonista en la relación entre Ángel y yo. Estamos condenados a entendernos porque es la única forma de que los trabajadores y los empresarios mejoren su vida. A veces será posible llegar a acuerdos y otras tendremos que confrontar o, incluso, llegar a la movilización. Pero lo importante, después de llegar a ese punto, es que el diálogo se pueda restituir. Por cierto, en Castilla-La Mancha quedan 41 convenios pendientes de firma, que afectan a unos 100.000 trabajadores. Más pronto que tarde tenemos que cerrar esa negociación colectiva para que todos empecemos a avanzar.

 

¿Qué quiere cambiar Paco de la Rosa al frente de CCOO en Castilla-La Mancha?

Uno de los principales logros de José Luis Gil (su antecesor en el cargo) ha sido hacer de Comisiones una organización muy sólida y tremendamente útil para los trabajadores en Castilla-La Mancha. En la nueva Ejecutiva tenemos una aspiración lógica de mejorar y de llegar un poco más lejos, pero la máquina está muy bien engrasada. Uno de los principales retos que tenemos por delante es llegar a todos los rincones de Castilla-La Mancha y ser útiles en los lugares más pequeños, en esas microempresas en las que sus 5 o 6 trabajadores no tienen representes sindicales y lo tienen mucho más fácil difícil para defenderse de las agresiones que a veces se producen. Queremos destinar todos los recursos del sindicato, de manera capilar, para hacer valer los derechos de los trabajadores en esas microempresas, que son la inmensa mayoría de las que hay en Castilla-La Mancha.

 


¿Para qué sirven los sindicatos? ¿Por qué hay mucha gente que desconfía de ellos?

Los sindicatos sirven para que lo trabajadores se hagan fuertes unidos en torno a una idea. En 25 años de sindicalista no he conocido una sola empresa que mejore sus condiciones de trabajo sin representación sindical. Las peores condiciones laborales siempre la he encontrado en empresas donde no había representación sindical.  Cuando pasamos lo peor de la crisis, con las peores cifras de desempleo y con los servicios públicos como la sanidad y la educación más deteriorados que nunca, la gente se dio cuenta de que era un error pensar que lo único realmente importante es lo que a mi me pase, que es al lugar al que pretenden llevarnos los sistemas neoliberales con los que no comulgo para nada. A partir de ese punto de inflexión, cuando la gente supo que con el miedo no solo no se avanza sino que se pierde lo que se tiene, en Comisiones Obreras hemos tenido una clara recuperación de las afiliaciones. Eso sí, los sindicatos nos estamos repensando porque necesitamos encontrar la fórmula para llegar a esas personas que todavía sienten que nadie puede echarles una mano.

 

Días después de que CCOO, UGT y CECAM firmasen con el Gobierno de Page el Pacto por la Recuperación Económica recibieron una subvención autonómica de un millón de euros. ¿No puede interpretarse como una compra de voluntades?

Interpretar eso sería reducir la realidad al absurdo. Nosotros firmamos ese pacto porque estamos convencidos de que la única manera de recuperar a esta tierra es desde el diálogo social. Nada más. La asignación presupuestaria posterior no tiene nada que ver con eso. No es, ni mucho menos, a fondo perdido. Obedece a proyectos concretos y finalistas, absolutamente justificados, como el desarrollo de política preventivas o planes de igualdad en las empresas, por ejemplo.  Tengo la conciencia muy tranquila porque ni un euro de ese dinero se destina al gasto corriente ni de los sindicatos ni de la patronal.

 

¿Y cómo está funcionando ese Pacto por la Recuperación Económica que firmaron con el Gobierno regional?

Estamos avanzando mucho más despacio de lo que nos gustaría y el hecho de que las cuentas de Castilla-La Mancha no hayan sido aprobadas no va a beneficiar. Nosotros estamos obligados a exigir mucho más al Gobierno, independientemente del color que tenga. Hay muchas familias castellano-manchegas con todos sus miembros en paro y uno de cada tres hogares de Castilla-La Mancha son pobres o están en riesgo de pobreza. Confiar en que eso lo cambie el mercado en solitario nos puede condenar a décadas de desempleo. Tiene que haber una acción directa del Gobierno porque los ciudadanos no podemos esperar más. 


¿De quién es la culpa de que estemos sin presupuestos en Castilla-La Mancha?

Sería un error si desde Comisiones buscáramos culpables. Creo que la responsabilidad de esta situación es compartida y ya es hora de buscar soluciones. Los partidos políticos, todos ellos, están obligados a sentarse a negociar y aprobar unas cuentas públicas para Castilla-La Mancha. Se lo vamos a seguir diciendo, incluso exigiendo, de manera tozuda. Si queremos empezar a recuperar la economía de la gente tenemos que empezar a invertir, pero la realidad es que si no hay presupuestos en 2017 se van a poder hacer menos cosas de las que se hicieron en 2016. ¿Queremos mejorar la sanidad y la educación? ¿Queremos que las políticas sociales rescaten a la gente que tan mal lo está pasando? ¿Queremos fomentar el empleo? ¿Queremos convocar oferta pública de empleo? Si es lo que queremos hacer, necesitamos unos presupuestos. Es grave que no haya presupuestos en Castilla-La Mancha, sin duda.

 

Nuevo acuerdo PSOE-Podemos, acuerdo PSOE-PP o elecciones anticipadas. ¿Qué escenario prevé para Castilla-La Mancha en los próximos meses?

El adelanto electoral sería una mala noticia para todos. Prefiero imaginar un escenario de consenso y de acuerdo. Yo, como soy un hombre de izquierdas, estoy convencido de que los ciudadanos de Castilla-La Mancha prefieren mayoritariamente que Podemos y PSOE lleguen a un acuerdo antes de tener que buscar otras fórmulas. Yo creo que eso sería lo más progresista y lo que más haría avanzar a esta región. Además, creo que la distancia entre el ideario de presupuestos que tienen PSOE y Podemos no es tan grande. 

 

 

¿Los empleados públicos de Castilla-La Mancha siguen teniendo razones para quejarse por sus condiciones laborales?

La bolsa de empleo precario que tienen las administraciones públicas es absolutamente desmesurada. Nosotros ya le hemos dicho al Gobierno que, independientemente de que haya o no presupuestos, queremos sentarnos con ellos y abrir las mesas de diálogo. Si hay menos dinero, está claro, no se va a poder llegar tan lejos, pero necesitamos saber hasta dónde podemos llegar. Entre hacer todo lo que el Gobierno se había comprometido a hacer con los nuevos presupuestos y no hacer nada hay una distancia muy grande. Vamos a apretar al máximo para empezar a dar pasos en cuanto a la recuperación de derechos y para que el empleo en la administración sea indefinido.

 

Ahora le pregunto como ciudadano. ¿La sanidad y la educación funcionan mejor con Page que con Cospedal?

Se parecen mucho porque construir es mucho más costoso, económica y temporalmente, que destruir. No recuerdo un cuatrienio peor que el del Gobierno de Cospedal en cuanto a servicios públicos. Su decisión de apostar por un modelo diferente hizo mucho daño a la mayoría de los ciudadanos y posiblemente hizo rica a una pequeña minoría. No estoy justificando la acción del Gobierno actual, al que estamos pidiendo varias velocidades más en este sentido, pero es muy difícil recuperar en dos años los 6.000 puestos de trabajo en educación que se destruyeron en los cuatro años anteriores.


¿A quién votó usted en las pasadas elecciones autonómicas?

A un partido de izquierdas.

 

¿Al PSOE o a Podemos?

A un partido de izquierdas. Ahí se queda. Ja, ja, ja.

 

Y, por último, unas palabras a bote pronto sobre...

  • José Luis Gil - Un sindicalista brillante 
  • Carlos Pedrosa - Un compañero de viaje
  • Julio Retamosa - Otro modelo de sindicato
  • Ángel Nicolás - Alguien con quien tengo que entenderme
  • Emiliano García-Page -  El presidente de Castilla-La Mancha
  • José Luis Martínez Guijarro - Un soporte importante para el Gobierno
  • Juan Alfonso Ruiz Molina - Una Consejería complicada
  • Patricia Franco - Una aliada
  • Jesús Fernández Sanz - Sabe de lo que habla
  • Ángel Felpeto - Un animal político, en el bueno sentido
  • Aurelia Sánchez - Conoce perfectamente su Consejería
  • Francisco Martínez Arroyo - Tengo feeling
  • Agustina García Elez - No la conozco
  • Nacho Hernando - Una promesa para la política
  • José García Molina - Una alternativa política que puede tener futuro
  • David Llorente - Le pongo en el mismo camino que a García Molina. Ojalá se pongan de acuerdo
  • María Dolores de Cospedal - Coincidimos en muy pocas cosas
  • Fátima Báñez - Estamos en las antípodas
  • Mariano Rajoy - Un tapón para la derecha moderada de este país
  • Albert Rivera - Ha sabido jugar con una oportunidad inesperada
  • Pablo Iglesias - El heredero de un movimiento social muy interesante
  • Susana Díaz - Un animal político
  • Pedro Sánchez - No es tan diferente a Susana

COMPARTIR: