SEGUNDA DIVISIÓN B

El Talavera les regala a sus aficionados un golazo que vale tres puntos ante el Villanovense

FOTO: Captura de CMMedia. FOTO: Captura de CMMedia.

No era un día más para el CF Talavera de la Reina, que por fin podía recibir público por primera vez en su estadio de El Prado desde que el campo ha sido remodelado. Y los blanquiazules no fallaron ante un Villanovense que se defendió como pudo hasta que en la segunda mitad una genialidad de Pablo Monroy decidió el partido. 

Comenzó el choque con los cerámicos sabedores de que tenían que dar una gran imagen ante su gente y pronto se empezó a notar. Ante un Villanovense adormecido, los locales llevaron la iniciativa en los primeros compases del duelo y tanto Dorrio como Bourdal pudieron adelantar a los blanquiazules. Sin embargo, en los extremeños se encontraba más que despierto Pedro, quien se convirtió en protagonista abortando bajo palos todas las ocasiones de los pupilos de Víctor Cea

Pasado el primer cuarto de hora de juego, las fuerzas se fueron equilibrando, teniendo algo más de presencia los visitantes, aunque sin llegadas de peligro. La pelota seguía perteneciendo a los talaveranos, aunque tardaron en poner en aprietos de nuevo a Pedro. Fue con una falta algo escorada que Góngora botó sobre la cabeza de Añón, cuya peinada no sorprendió a un guardameta que respondió con otra gran parada. 

talavera_villanovense_cmm

Lo estaba mereciendo el Talavera y tuvo su gran oportunidad de marcar en el minuto 41. Una internada de Añón por la derecha acabó con un derribo de Lobato que los visitantes reclamaron como falta. El colegiado lo tuvo claro y entendió la acción se produjo dentro del área y decretó la pena máxima. Se encargó de lanzar el penalti el propio Añón, quien consiguió engañar a Pedro pero no marcar, puesto que su manso disparo se perdió por la línea de fondo. Así, con esta clara ocasión marrada, se llegó al descanso con 0-0 inicial. 

Segunda Mitad

En la segunda parte, el Talavera mantuvo su nivel respecto a la primera parte, dominando de forma amplia la posesión de la pelota. Sin embargo, los ajustes defensivos del Villanovense impidieron a los cerámicos tener claridad de ideas en los metros finales. De hecho, sólo Dorrio tuvo una mínima oportunidad de llevar peligro al marco de Pedro, pero después de una buena maniobra su disparo se marchó muy desviado. 

Tampoco ayudó a los talaveranos que se perdiera cierta continuidad, en especial con algún choque aparatoso como el de Cristo con Edu Sousa. Las interrupciones jugaban en contra de los locales y sólo una genialidad podía desatascar el duelo. Así sucedió en el minuto 75, cuando un buen cambio de orientación acabó en la banda derecha. Con unos metros de libertad, Pablo Monroy no se lo pensó y desde el costado soltó un latigazo que se coló en la portería de Pedro, que quizás estaba algo adelantado. Un golazo, en cualquier caso, que llevaba por fin el 1-0 al marcador. 

A partir de entonces, el Talavera se sintió más cómodo. Se habían quitado una losa de encima los locales y bien pudieron lograr la sentencia poco después. Dorrio recibió un buen balón dentro del área y ejecutó un disparo que, por muy poco, se acabó marchando fuera. El Villanovense quiso reaccionar, pero la defensa cerámica respondió, con varias acciones brillantes, y los puntos se quedaron en El Prado. 

Compartir