SEGUNDA DIVISIÓN B

2-2 | El Villarrubia para los pies al líder del grupo en un partido muy serio

El Villarrubia CF ha sumado un punto de mucho mérito en la tarde de este sábado ante Badajoz, líder intratable que llegaba al Nuevo Campo habiendo cedido un empate y una derrota en lo que va de liga. Ante un rival muy complicado, el equipo de Javi Sánchez ha sabido hacer su partido y sumar un punto que le ayuda a acercarse a la zona de arriba de cara a la segunda fase de la competición.

Desde el principio, el Villarrubia actuó como un bloque. Cerrando todos los espacios y manteniendo las líneas juntas, eran capaces de maniatar a un equipo que con muy poco es capaz de hacer mucho daño. Fruto de esa lucha llegó el mayor susto de la tarde en un violento choque entre Algisi y Sergi Maestre que abrió una brecha al jugador local.

Restablecidos ambos, el Villarrubia no se salió de su guión y fue capaz de dar dos avisos en un tiro de Arroyo que salió muy desviado y en un remate de Carlos García que paró sin complicaciones Kike Royo.

Estas dos jugadas serían el preludio del primer gol de los locales. Corría el 36' cuando aparecía el más listo de clase, el extremo Julen Colinas, para adelantar a su equipo, que se marchó ganando por la mínima al descanso.

 

En la segunda parte, el equipo de Javi Sánchez intentó seguir el mismo guión que tan buen resultado le había dado durante los primeros 45 minutos. Sin embargo, no fue suficiente ante el empuje y la pólvora del líder.

El Badajoz demostró por qué es el rival a batir en este subgrupo en poco más de diez minutos. En el primer acercamiento claro a los dominios de Robles, Maestre estrellaba su cabezazo en el larguero y el rechace lo recogía Álex Corredera para hacer el 1-1.

Este tanto dio alas a los visitantes, que lo volvieron a intentar poco después en un disparo de Clemente que se fue fuera por poco. Más puntería exhibiría Alayeto en el 65' con un bonito remate con el que certificaba la remontada.

Pero con 25 minutos por delante, el Villarrubia no estaba dispuesto a tirar por la borda el trabajo hecho durante todo el partido. Los blanquiazules, que siempre creyeron en sus posibilidades, tuvieron la paciencia de buscar su oportunidad y aprovecharla en una jugada en la que aparecieron los dos mejores del partido. A diez minutos del final, Carlos García arrancaba la moto en una de las jugadas marca de la casa y tras deshacerse de todo el que le salía a su paso pisaba área y ponía el balón en el corazón del área, donde nuevamente Julen Colinas no iba a desaprovechar la ocasión para empatar a dos.

En la recta final, el Villarrubia fue capaz de mantener el botín e incluso terminar atacando a un líder al que fue capaz de pararle los pies.

Compartir