SE CONOCE LOS PRIMEROS DETALLES DE LA OPERACIÓN

Encuentran una "considerable suma de dinero" al detenido en Albacete por pertenecer a una red de amaños

Los registros policiales realizados en el marco de la operación policial contra una supuesta trama dedicada al amaño de partidos de fútbol, en el que el número de detenidos se eleva a 31, han permitido incautar "considerables cantidades de dinero" a miembros implicados en la organización.

En concreto, este dinero, cuya cuantía no ha sido facilitada, fue localizado en registros realizados en Barcelona y Albacete, según ha informado la Fiscalía Provincial de Badajoz.

Respecto a la persona detenida en Albacete y cuyo domicilio en la calle José Prat fue registrado, se conocen los primeros detalles. Según CMM, se trata de un exfutbolista natural de Plasencia que en su carrera pasó por varios equipos de la región y que al dejar el fútbol se instaló en Albacete.

La operación policial se enmarca en las actuaciones iniciadas por el Juzgado de Instrucción 1 de Zafra (Badajoz), a raíz de una denuncia trasladada por la Fiscalía pacense en marzo del pasado año.

Cinco de los detenidos que mayor participación tienen en esta presunta trama de amaños de partidos declararán mañana en el citado juzgado de Zafra, por el que hoy han pasado otros tres, pero que se han acogido a su derecho a no declarar.

La instrucción del sumario es secreta y permanecen abiertas otras líneas de investigación, han apuntado fuentes de la Fiscalía.

La investigación, iniciada por el Juzgado de Zafra y realizada por efectivos de la Brigada Especial de la Unidad de Delincuencia Especializada, ha determinado la existencia de una red organizada presuntamente dedicada a la realización de amaños de partidos para la formulación de apuestas ilegales en todo el territorio nacional.

Dicha trama contaba con la colaboración "imprescindible", añade la Fiscalía, de ciudadanos chinos que funcionaban como "principales financiadores de dichas apuestas."

Trama organizada a tres niveles

A la luz de la investigación realizada, esta organización funcionaba de modo coordinado con tres niveles de actuación, según ha explicado el fiscal jefe de Badajoz, Juan Calixto Galán Cáceres, a través de un comunicado de prensa.

En un primer nivel figuran dos exjugadores profesionales de fútbol, cuyas identidades no ha desvelado y que actuaban como "rectores del entramado", y dos ciudadanos catalanes.

Uno de ellos mantenía presuntamente los contactos y la relación con los ciudadanos chinos, y el segundo, gestionaba y elegía las casas de apuestas donde realizarlas en función del partido amañado.

Al parecer, los ciudadanos chinos exigían "un mínimo de cinco jugadores del equipo corrompidos" para aportar dinero con el fin de asegurar el partido amañado, "lo que no se conseguía siempre".

En un segundo nivel figurarían una serie de jugadores en activo de Segunda B y Tercera División, principalmente de varias provincias andaluzas (Almería, Sevilla, Cádiz, Jaén, Almería), así como de Murcia y Badajoz, que trataban con otros jugadores con el fin de convencerlos para el amaño de los partido concertados, especialmente de encuentros de Tercera en varias zonas del territorio nacional.

Finalmente, en un tercer estrato, los jugadores de fútbol -en su gran mayoría de Tercera División- que eran "seducidos y se prestaban activamente" a realizar los actos deportivos en los encuentros amañados.

Fundamentalmente, según el Ministerio Público, en las provincias de Sevilla, Cádiz, Jaén, Almería, Murcia y Badajoz.

Preocupación en Extremadura

Recuerda la Fiscalía que las actuaciones se iniciaron con la incoación de unas diligencias de investigación penal por parte de este Ministerio en septiembre de 2016, a raíz de aparecer en la prensa escrita extremeña (El Periódico Extremadura y Diario HOY) la existencia de posibles partidos amañados en la Tercera División Extremeña de Fútbol.

De hecho, la propia Federación Extremeña de Fútbol manifestó su preocupación.

Dado que los hechos podían ser constitutivos de un delito de corrupción en los negocios, castigado con penas privativa de libertad de hasta cuatro años e inhabilitación especial profesional, al margen de otros posibles delitos defraudatorios, la Fiscalía inició una investigación que fue trasladada a la Policía Judicial.

Tras una amplia investigación, la Fiscalía trasladó una denuncia al Juzgado de Instrucción 1 de Zafra, que dirige las actuaciones.

COMPARTIR: