TROFEO 'CASTILLA-LA MANCHA EN JUEGO'

El Villarrubia y el Villarrobledo se juegan este sábado un torneo veraniego en el que harán las últimas pruebas

El Formac Villarrubia busca obtener, contra el Villarrobledo, el Trofeo 'Castilla La-Mancha en Juego', en la final que se disputa este sábado (20:30 horas), en el Municipal 'Nuestra Señora de la Caridad' de la localidad albaceteña que podrán presenciar un máximo de 750 espectadores, debido a la normativa COVID-19.

El conjunto preparado por Javi Sánchez disputará su primer test en césped natural, donde no juega desde hace siete meses, quien aprovechará para valorar a su equipo fuera de casa y de "preparación" de cara al inicio liguero del próximo 18 de octubre, contra el Villanovense, han destacado en una nota informativa.

"El trabajo gordo está hecho y ahora trabajados cosas puntuales", ha razonado Sánchez, quien ha admitido que quería jugar a domicilio. "Nos viene bien para probar el césped natural y ver el rendimiento fuera del nuevo campo, y tocará adaptarnos a esa circunstancias del campo y al tiempo", ha matizado.

Para el choque, David Herrera se quedará fuera por un golpe sufrido en un entrenamiento, mientras que el resto estará disponible, incluidos Ayoub y Lindón, del filial, que volverán a "poner su granito de arena", ha comentado el técnico toledano, quien ha entendido que enfrente tendrán un rival "muy distinto" al del año pasado.

Aspira a "reforzar su confianza" tras el trabajo realizado en esta pretemporada y "ante el Socuéllamos, el cuadro roblense dejó la impronta de equipo serio y correoso, por lo que su campo puede ser un filón al que agarrarse", ha advertido Sánchez. "Es un equipo sólido, con las ideas muy claras y que se expone a cometer menos errores. Es más vertical y el hecho de jugar en su casa será complicado", ha zanjado. 

El Villarrobledo no quiere fallar en casa

Por lo que se refiere al CP Villarrobledo, enfila la recta final de la pretemporada con una oportunidad importante de alzarse con la victoria en el trofeo ante su público. El factor campo jugará a su favor, como también el hecho de que hasta 750 personas puedan presenciar un envite en el que rojillos realizarán las últimas pruebas para afinar todas sus piezas. 

Y es que hasta misma semana han seguido llegando efectivos a ambos conjuntos, por lo que los dos contendientes tendrán una gran oportunidad para darle forma a su proyecto. El de los albaceteños, tras las dificultades del curso pasado, tiene la obligación de darle alegrías a su parroquia y nada mejor que apuntarse un título ante su gente para empezar la temporada con buen pie.

Compartir