TERCERA DIVISIÓN

Rubén Moreno tira otra vez del carro para que el CD Toledo saque adelante el derbi ante el Villacañas

FOTO: Laura Pérez (CD Toledo)
FOTO: Laura Pérez (CD Toledo)

Nueva victoria para el CD Toledo y otra vez con el mismo protagonista. Rubén Moreno se encuentra de dulce y salió de nuevo al rescate de los verdes en un partido algo espeso frente a un Villacañas que les puso a los capitalinos las cosas complicadas en el derbi. Con todo, la victoria permite a los toledanos ampliar su renta respecto al quinto clasificado, a la espera de lo que suceda en el resto de la jornada, mientras que los rojillos se quedarán pendientes de que los de abajo no les echen el lazo.

No fue la mejor versión de un CD Toledo al que las bajas y la escasez de efectivos le están pasando factura. Por ello, estos tres puntos y varios días de descanso le vendrán bien a la plantilla de un Manu Calleja que ya lo avisó en la previa. Y sus pronósticos se cumplieron. El Villacañas presentó un partido áspero, de mucho trabajo y con mucho orden para evitar la fluidez de los locales. Así, los primeros minutos se quemaron con apenas alguna intentona de Iván Bueno. Por su parte, los rojillos buscaban los balones a la espalda para poner en dificultades para una correcta zaga verde que, por cierto, estuvo vigilada por Chato desde la grada, una de las mejores noticias. 

En la segunda mitad ya salió con otra marcha el CD Toledo y Gavilán fue el primero en poner en dificultades a Rodri, pero el cancerbero visitante respondió con nota. Iván Bueno también lo probó, pero tuvo que se otra vez Rubén Moreno el que marcase la diferencia. Una falta botada al segundo la enganchó el delantero para, en el minuto 50, establecer el 1-0. 

El cuadro capitalino había conseguido lo más complicado, abrir la lata ante un Villacañas muy serio en el Salto del Caballo. Sin embargo, quería vivir un final de partido tranquilo y de nuevo era Rubén Moreno el encargado de comandar las ofensivas para buscar el 2-0. No llegó la sentencia y al Villacañas le dio tiempo a sembrar el nerviosismo en el campo capitalino, con una oportunidad de Manzano que tuvo que salvar Machuca para evitar la igualada. 

El partido se rompió en ese momento, pero ni el CD Toledo fue capaz de matarlo ni el Villacañas de pescar en río revuelto. De hecho, la ocasión más clara la tuvo Obed, en un contragolpe desperdiciado que no fue necesario para que los de Calleja asegurasen tres nuevos puntos. Ahora, pueden disfrutar de su merecido descanso y ver desde la comodidad del sofá y de su cuarta plaza qué sucede en una jornada que puede definir mucho los puestos de cabeza. 

COMPARTIR: