TERCERA DIVISIÓN

Uno de los artilleros de Tercera aparta el fútbol y se entrega a la lonja durante el confinamiento

El segundo máximo goleador del Grupo XVIII de Tercera División (12 tantos) Marcos Moreno, jugador del Atlético Ibañés, ha apartado el fútbol de su vida obligado por una cuarentena que ha paralizado todo tipo de competiciones y actualmente dedica todos sus esfuerzos a trabajar en la lonja, su habitual actividad laboral.

Al contrario que los jugadores profesionales, una gran mayoría de los que militan en categorías inferiores se dedican a otras actividades porque no pueden vivir de pegarle a un balón y Marcos "ayuda" en esta pandemia desde su puesto en una empresa hortofrutícola.

"Por suerte, no he parado de trabajar y, en cuanto al fútbol, me lo he tomado con tranquilidad porque soy consciente de que para volver a jugar queda mucho, pues, por lo menos, hasta dentro de dos meses no creo que podamos competir", ha reflexionado.

El parón en los entrenamientos ha provocado que muchos de ellos tengan que mantener la forma preparándose individualmente, motivo por el que Moreno ha apelado a sus compañeros a que "tomemos conciencia y hagamos todo lo que podamos por nuestra cuenta porque, aunque no es lo mismo que entrenar en grupo, si no mantenemos una rutina de ejercicios luego se notará mucho".

Ha reconocido que echa "mucho de menos" el contacto con el balón y, especialmente, el "no jugar los fines de semana" con sus compañeros, a los que, obviamente, está "deseando verlos". Lo más duro llega el fin de semana porque “entre semana, al trabajar, se me pasa rápido el tiempo, pero cuando llega el viernes y sé que tengo que estar todo el fin de semana se me hace cuesta arriba”.

Además, la buena marcha de su equipo, quinto en la clasificación, le hace pensar en que "a falta de once jornadas y estando a un punto del 'play off' de ascenso, teníamos muchas ganas de afrontar esta recta final tan ilusionante, pero es lo que hay y la salud está por encima de todo", ha remarcado.

En cuanto a las medidas que toma en su día a día, ha declarado que "el riesgo al contagio está ahí al trabajar a diario, pero no tengo miedo porque voy protegido con guantes y mascarilla, aunque al estar todo el día expuesto, tratando con gente e intercambiando dinero, si te tiene que tocar te va a tocar", ha lamentado.

Marcos sólo ha confiado en que "si me llegara, al ser joven y estar sano, no me afectará mucho” y, por último ha lanzado un mensaje a todos los seguidores de su equipo para que "pronto puedan disfrutar con las victorias del Atlético Ibañés”, ha finalizado.

Compartir
Update CMP