TERCERA DIVISIÓN

El Calvo Sotelo destapa las carencias de un CD Toledo que sigue sin ser fiable

FOTO: Laura Pérez (CD Toledo)
FOTO: Laura Pérez (CD Toledo)

El Calvo Sotelo Puertollano pasó por encima del CD Toledo en el último duelo de Tercera División de 2018. Con el Ibañés-Guadalajara aplazado, quedaba por dirimir un encuentro que no les sirvió a los verdes para acercarse a la zona noble, puesto que cayeron goleados frente a un cuadro industrial que realizó un choque más que solvente en el Salto del Caballo y que da caza a los capitalinos en la tabla.

Lo cierto es que fue el CD Toledo el que tuvo más protagonismo sobre la portería contraria en los primeros compases. En especial, por la banda de Jokin Esparza, que encontró facilidades para poner unos centros que no encontraron rematador hasta que, en el minuto 10, Álex Pérez entró con todo para cabecear desviado uno de ellos. 

Parecían mejor los verdes sobre el terreno, pero fue el Calvo Sotelo Puertollano el que se adelantó. En un robo en la zona de tres cuartos, Crespo consiguió marcharse de dos rivales y filtrar un pase al espacio para que Iván Limón, de tiro cruzado, batiese a Machuca en el minuto 20. Gran jugada de los azulones que destapaba de nuevo las carencias de los toledanos y 0-1 en el marcador. 

Se intentó reponer el CD Toledo, primero con varias acciones individuales de Iván Bueno y después con un tiro mordido de Rubén Moreno, en el minuto 24, al que no llegó por poco Manu Gavilán para remacharlo. Con todo, se fue diluyendo la insistencia de los locales, a los que les faltaban ideas para traducir su presencia en campo contrario en situaciones de verdadero peligro. De hecho, su ocasión más clara llegó en el minuto 40, con una falta directa botada por Antón que sacó bien Reguero a una mano. 

Goleada visitante a la contra

En la segunda mitad, de nuevo quiso dar un paso al frente el CD Toledo, pero desde muy pronto se le empezó a torcer el partido. Y es que el Calvo Sotelo Puertollano leyó a la perfección lo que tenía que buscar para hacer añicos a su rival. Jugar al espacio, donde Germán estaba teniendo serios problemas para resolver los balones en profundidad de los visitantes. 

Las carencias se le vieron por completo al central en el minuto 57. En un balón largo no fue capaz de cortar la pelota y en la pugna con Iván Limón, siendo último hombre, fue al suelo derribándolo. El colegiado no lo dudó y expulsó al mexicano, quien ni siquiera demoró demasiado su salida del terreno de juego. Tampoco estuvo precisamente rápido Manu Calleja para recomponer a su equipo desde el banquillo y la espera resultó fatal. 

No en vano, inmediatamente después, otro contragolpe permitió a Iván Limón encarar en esta oportunidad a Santigosa, quien fuera de sitio acabó dejándolo escapar. El pase atrás del extremo desde dentro del área le llegó a Cristian, cuyo remate a portería vacía lo sacó Machuca con una gran estirada y la colaboración del larguero. Lejos de reaccionar, el técnico verde no recompuso la defensa y el resultado fue fatal. En el minuto 61, otra contra del Calvo Sotelo resultó definitiva, con un pase a Cristian que esta vez sí, a pesar de llevar el apoyo de un compañero, sólo tuvo que batir fácil al meta local en el mano a mano para hacer el 0-2. 

El partido quedaba decidido y entonces sí entraba Pascu. Era tarde ya, puesto que el Calvo Sotelo sólo se tuvo que emplear a fondo para cerrar espacios ante un CD Toledo que lo intentó sin demasiado criterio. Adri, en un intento de vaselina a Reguero, y Jokin, con un lanzamiento que se le marchó alto, fueron los únicos que probaron fortuna ante un cuadro azulón que, incluso, daba muestras de querer conseguir el tercero. Así lo hizo en el descuento, cuando un pase en profundidad de Valdivia hacia Adri Rico le permitió establecer el 0-3 para cerrar la impecable goleada de los industriales.

Un marcador que refleja la recuperación del Calvo Sotelo Puertollano en las últimas jornadas, pero que también destapa el fuego de artificio del 'efecto Calleja'. Y es que vuelve a quedar patente que lo que el CD Toledo necesitaba no era un nuevo entrenador, sino los tres jugadores que quedaban por fichar para cerrar una plantilla que los propietarios no han querido incorporar.

COMPARTIR: