23 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

SEGUNDA DIVISIÓN B

El toledano Rubén Sánchez le amarga la mañana a un Villarrobledo demasiado valiente

FOTO: Captura de CMMedia.
FOTO: Captura de CMMedia.

Un toledano, el delantero Rubén Sánchez, se encargó de amargarle la mañana al CP Villarrobledo en un duelo en el que acabó sucumbiendo frente al Recreativo Granada. El exceso de valentía pudo penalizar a los visitantes en la ciudad nazarí, puesto que tras empatar el duelo acabaron encajando el segundo en los últimos compases en una acción en la que la defensa estuvo descolocada. 

Lo cierto es que el partido estuvo equilibrado en la mayor parte de sus fases. De hecho, puede considerarse que, al margen de los goles, las ocasiones más claras las disfrutó el conjunto rojillo, este domingo de azul. No en vano, en el minuto 15 disfrutó ya de su primera opción, con lanzamiento de Teo Tirado que atrapó bien el cancerbero local. La respuesta del Recreativo Granada se produjo pasada la media hora de juego, teniendo que sacar Salcedo un buen remate a la media vuelta de Rui Pedro

Poco a poco, el dominio del Villarrobledo se fue haciendo más intenso y los albaceteños merecieron marcar en una doble ocasión clamorosa. Un error en la cesión por parte de los nazaríes le permitió a Pekes tener la pelota franca para marcar, pero el cancerbero Unai salvó en primera instancia su remate. El rechazo le cayó a Nacho Huertas, pero su lanzamiento lo sacó bajo palos un defensor. Ya al borde del descanso, de nuevo merecieron el tanto los de Castellanos, con un tiro desde fuera del área de Dani Lozano que repelió el portero granadino. 

Concesiones que matan

En la segunda mitad mejoró el Recreativo Granada y puso en más aprietos a un Villarrobledo que, eso sí, sucumbió víctima de sus propios errores. Cierto es que las primeras oportunidades fueron para los locales, pero José Carlos también pudo inaugurar el marcador para los albaceteños. Mediado este periodo, en el minuto 65, Pekes tuvo de nuevo en sus botas el 0-1, a pase de Pablo García, pero su remate a bocajarro le salió mordido por culpa de un mal bote. 

Precisamente un mal bote le jugó una mala pasada a Salcedo. En una falta lateral, el toledano Rubén Sánchez se quedó solo y cabeceó fallando el portero en su estirada, puesto que la pelota le pasó justo por encima de la mano tras tocar en el verde. Un error grave, sobre todo en la marca, que permitió ponerse por delante al Recreativo Granada. 

A pesar de este golpe, reaccionó el Villarrobledo y pudo equilibrar la contienda en una ocasión de su propio Rubén Sánchez, que remató fuera desde dentro del área tras recibir en una posición forzada. No tuvo que esperar mucho más para empatar el cuadro rojillo, puesto que en una excelente jugada colectiva Agus Alonso acabó recibiendo la pelota en el área pequeña y llevó el 1-1 en el marcador en un movimiento típico de delantero centro. 

Quedaban siete minutos por delante y todo hacía pensar que la mejor decisión pasaba por amarrar el empate, pero el Villarrobledo es un equipo valiente y mantuvo la defensa muy alta. Eso le acabó pasando una factura carísima, puesto que en una descarga de Rubén Sánchez hacia Tavares, éste le metió de nuevo el balón a la espalda de la zaga al delantero toledano, que con la zurda batió a Salcedo en el mano a mano a falta de tres minutos para el final. 

Todavía le quedó algo de tiempo por delante al Villarrobledo, que lo intentó, teniendo que salvar incluso Salcedo el 3-1, pero finalmente el marcador no se movió y los rojillos se llevaron una nueva derrota. En esta ocasión, con una enseñanza de cara al futuro para minimizar estos fallos cuando el botín se tiene prácticamente conseguido. 

COMPARTIR: