PRIMERA AUTONÓMICA PREFERENTE

Otra goleada cargada de dignidad encajada por un Porzuna que pide test para el fútbol más modesto

FOTO: Twitter del Porzuna FOTO: Twitter del Porzuna

Dos jornadas y dos goleadas que serían sonrojantes en cualquier otro contexto. Pero en el caso del Porzuna, son dos derrotas cargadas de dignidad. Y es que el cuadro ciudadrealeño de Primera Autonómica Preferente se mantiene firme en su cruzada para que la competición en su categoría sea tan segura como en otras más profesionalizadas. 

Si en la jornada anterior se dejó ganar por 25-0 ante el Atlético Teresiano, en esta oportunidad el Porzuna ha cedido por 15-0 frente al Pozuelo. Se ha presentado con siete jugadores y ha vuelto a retomar su protesta, que no es otra que las condiciones sanitarias que se aplican por protocolo en categorías superiores se lleven a cabo también en la suya. Reclaman test a los jugadores antes de los partidos para, en la medida de lo posible, no poner en riesgo la salud de sus futbolistas ni de sus familias. 

En su comunicado, que ha hecho público a través de las redes sociales, el club ciudadrealeño se muestra contundente. "Ni la Federación de Castilla-La Mancha ni la Consejería de Sanidad se han hecho eco, al parecer, de nuestras reivindicaciones", indican. Del mismo modo, expresan que "la competición en marcha apenas un mes y la situación es surrealista, muy peligrosa y de una incoherencia que roza la negligencia". 

Desde el club se insiste en que "queremos competir, pero no podemos hacerlo poniendo en riesgo la vida y la salud de nuestras familias, amigos y vecinos de Porzuna. Los test son imprescindibles para la práctica del deporte en equipo". Así las cosas, prosiguen explicando que "los equipos y clubes modestos están formados por personas que tienen el mismo riesgo y sobre todo el mismo valor que las personas de categorías superiores". 

El Porzuna insiste en que "la atención sanitaria está al límite". Por ello, razonan que "con miles de familias destrozadas anímica y económicamente, se está permitiendo una imprudencia que a muchos nos está haciendo reflexionar". De esta forma, añaden que "nos estamos "riendo" de los profesionales sanitarios que todo este tiempo han estado al pie del cañón teniendo que asistir incluso a terapias psicológicas" y repiten que "se nos está mandando el mensaje de que la salud de un jugador de Tercera vale más que la de un jugador de Primera Autonómica Preferente". 

Una declaración cargada de razones de peso y si se analiza, con una lógica aplastante. Pero que de momento sigue sin llamar la atención de las autoridades sanitarias y deportivas, que exigen protocolos de seguridad en categorías superiores y dejan desamparados a los más débiles, los deportistas de las competiciones federadas no profesionales. 

Compartir