TERCERA DIVISIÓN

El CD Toledo se prepara para un cambio de dueños que traerá consigo una profunda renovación

FOTO: Laura Pérez (CD Toledo). FOTO: Laura Pérez (CD Toledo).

El CD Toledo se prepara para cambiar de dueño en las próximas fechas y posiblemente para una profunda renovación en todas sus esferas. Las horas de Jorge Berlanga como máximo accionista de la entidad verde parece tocar a su fin después de que haya llegado a un acuerdo para traspasar su paquete accionarial a un grupo de empresarios que contarían con el abogado Joaquín Sánchez-Garrido cara visible del proyecto ostentando la presidencia.

Lo cierto es que este último ya se ha dejado ver como la representación del club en los diferentes campos en los que ha competido el primer equipo y desde hace varias semanas se han ido dando algunos detalles de cómo será el nuevo proyecto de los verdes. En principio, en la parcela deportiva estará el toledano Luis Jaime Puebla, con sobrada experiencia para la tarea. 

De lo que menos se sabe es de la identidad del grupo de empresarios que se hará cargo de la adquisición del accionariado necesario para controlar el club. Sólo se sabe con certeza que están liderados por un socio extranjero que se encuentra afincado en Madrid y se espera que en los próximos días se pueda arrojar más luz al respecto. 

Los cambios

La llegada de un nuevo dueño al CD Toledo implica cambios notables. El principal, que Berlanga se marchará del club después de una etapa con más sombras que luces, descenso a Tercera incluido, y con un proyecto deportivo que no ha alcanzado a día de hoy para recuperar la categoría perdida. 

Con él todo apunta a que también se irá David Freitas, el actual secretario técnico y que apenas podrá incorporar a su currículum unos meses al frente de la parcela deportiva, puesto que llegó el pasado verano con el equipo a punto de encarar la frustrada fase de ascenso a Segunda B. 

Sobre las urgencias principales que tendrá el equipo pueden detectarse dos por encima del resto. La primera, los pagos. El primer desembolso tendrá que ir dirigido a ponerse al día con las nóminas de una plantilla que, si bien Berlanga siempre ha dicho que estaba diseñada para no comprometer la economía del club, en todas las temporadas de Tercera ha acumulado retrasos importantes. 

La segunda tiene que ver con el mercado de fichajes. Los nuevos dueños deberán encarar en su llegada varias contrataciones. Y es que el CD Toledo sigue teniendo dificultades para dominar en una categoría de que la que quiere escapar, por lo que sólo los refuerzos en forma de fichajes se antojan como solución para evitar seguir en Tercera un año más, algo que supondría un duro golpe para el nuevo proyecto. 

Compartir