SEGUNDA DIVISIÓN B

El Villarrubia se impone en un duelo marcado por los graves errores del Socuéllamos

FOTO: Formac Villarrubia. FOTO: Formac Villarrubia.

El Formac Villarrubia se llevó el primer derbi en Segunda B contra el Socuéllamos en un partido en el que los fallos de los visitantes fueron determinantes. En el primer tanto se confiaron los vinateros y en el segundo Javi Sánchez cometió un error imperdonable que supuso el triunfo de los locales por 2-0 en un duelo equilibrado en el juego, pero muy desnivelado en las áreas. 

Desde el principio demostró más mordiente el Villarrubia, que parecía dar más sensación de peligro ante un Socuéllamos voluntarioso al que le faltaba contundencia en los metros finales. Así, no tardó demasiado el cuadro local en ponerse por delante en el marcador, en una jugada en la que les faltó instinto a los visitantes para defenderla mejor. 

Una acción que comenzó por la izquierda acabó circulando hasta la derecha, donde Carlos García entró con velocidad soltando un potente disparo sobre la portería de Javi Sánchez. El cancerbero rechazó la pelota como pudo y en el rebote Ramón se confió en exceso. Beltrán, más ambicioso, consiguió meter la puntera para remachar a la red y establecer el 1-0 cuando sólo se habían jugado trece minutos. 

Intentó reaccionar entonces un Socuéllamos que también tuvo cierta presencia sobre la meta contraria, pero con acciones a las que les faltaba la contundencia necesaria. Por ejemplo, con un lanzamiento de Megías que salió manso a las manos de Xabi Irureta.

Antes del descanso, el Villarrubia dio un nuevo aviso al cuadro visitante de su pegada, con una oportunidad en la que Arcas definió con un disparo cruzado que salió fuera por muy poco. La respuesta, ya en el minuto 44, la tuvo Abel Suárez, pero su lanzamiento desde la frontal se marchó algo desviado. 

Dominio visitante

En la segunda parte, fue el Socuéllamos el que pasó a dominar de forma amplia el juego. Los visitantes amasaron posesión de balón, pero sin tener la mordiente necesaria como para poner en peligro la portería de un Villarrubia que aprovechó para refrescar sus piezas de vanguardia en busca del contragolpe que le diera la sentencia. 

Tuvo un par de acercamientos peligrosos el cuadro visitante, con un primer disparo de Josemi que tras tocar en un defensa se envenenó y con una buena entrada por la derecha que acabó con un centro defectuoso de Madalin. Sin embargo, en el minuto 89, una cesión de Chete la recibió con un fallo sonrojante el portero Javi Sánchez. El control se le quedó entre las piernas, se hizo un lío y Dani Homet estuvo muy rápido para robarle la cartera y marcar a puerta vacía el 2-0 que dejaba los tres puntos en Villarrubia. 

Compartir