SEGUNDA DIVISIÓN B

El Villarrubia y el Socuéllamos disputan un derbi histórico que se prevé muy equilibrado

FOTO: Captura de CMMedia. FOTO: Captura de CMMedia.

El Formac Villarrubia y el Yugo Socuéllamos disputarán un derbi inédito en Segunda B este sábado, a partir de las 18:00 horas en el Nuevo Campo de Villarrubia de los Ojos. Un duelo muy esperado, puesto que cabe recordar que desde 1992 no se enfrentan dos equipos de la provincia de Ciudad Real en la categoría de bronce. 

Y ambos llegan a la cita con buenas sensaciones. En el caso de los locales, los hacen tras superar al Villarrobledo en otro derbi muy exigente en el que los rojillos nunca dieron su brazo a torcer, a pesar de las adversidades que tuvieron que sortear durante todo el envite. Finalmente, en el descuento, los de Javi Sánchez lograron una victoria que puede marcar para ellos un punto de inflexión.

No en vano, los blanquiazules se encuentran en una zona media en la que se quieren asentar, pero marcando diferencias con los equipos que se encuentran en el furgón de cola. Para ello, se antoja vital sumar el triunfo en su feudo frente a los socuellaminos y después puntuar frente al CF Talavera de la Reina, dos encuentros en los que de cumplir sus expectativas podrían dejar prácticamente encarrilados los deberes de toda la temporada. 

Para esta cita, Javi Sánchez no podrá contar con Iván Gutiérrez, que se encuentra con problemas musculares. El técnico cuenta por tanto con el grueso de su plantilla para encarar el derbi "en una situación ideal para irnos a Navidad con buenas sensaciones". Eso sí, antes deberá sobreponerse a un Socuéllamos que se atisba como un rival complicado, ya que "tiene un campo similar al nuestro, con jugadores de nuestro perfil, es un rival sólido y fuerte a balón parado". Por ello, espera "un partido muy igualado y el que cometa menos errores saldrá beneficiado". 

Con la moral alta

Por su parte, el Yugo Socuéllamos también encara la cita con la moral alta, después de haber logrado la pasada jornada su primera victoria del curso en el campo de un poderoso Melilla. Los azulones remontaron en apenas un minuto el gol encajado en la primera parte y dejaron patente que están capacitados para cumplir el objetivo de la permanencia en Segunda B. 

En el apartado de bajas, el cuadro vinatero llega con más apuros, puesto que a las conocidas de Fran Santano, Alberto Escudero y Berruezo, puede unirse la ausencia de Jacinto, que tiene molestias y podría caerse al no resentirse la pasada jornada en tierras melillenses de una lesión anterior.

El técnico del Socuéllamos, Manolo Martínez, indicaba en la previa que "somos dos equipos con un objetivo similar, mantener la categoría", al tiempo que resaltaba que "tenemos dos de los presupuestos más bajos del grupo". Incluso, el preparador reconoció que su rival "es el espejo en el que mirarnos en muchos aspectos y no nos duelen prender en decirlo porque es reconocer el trabajo que se ha hecho en ese club". 

Compartir