LIGA SMARTBANK

Al Albacete y a López Garai sólo les vale la victoria ante un Girona que quiere hacer sangre

FOTO: Liga SmartBank FOTO: Liga SmartBank

Vencer a toda costa, después de ocho jornadas sin conseguirlo, es la misión de un Albacete que recibe al Girona, que aspira a que siga la mala racha de los castellanomanchegos para poder comenzar a mirar hacia arriba en la clasificación. El técnico del cuadro manchego, Aritz López Garai, que sigue siendo cuestionado, se juega el puesto ante la escuadra catalana después de conseguir un empate en Gijón "que no da mucho a nivel de puntuación, pero que sí sirve para frenar la dinámica y hacerlo bueno ahora con una victoria".

El preparador vasco ha reconocido que su idea futbolística no es la que se vio en 'El Molinón', pero ha explicado que "en este momento tan difícil el equipo necesita sentirse lo más seguro posible y, a partir de ahí, buscar esa solidez para crecer desde el punto cero". Para López Garai la actitud mostrado por sus jugadores la última cita liguera le demuestra que pueden "ser competitivos contra cualquier equipo" y, por ello, su "caballo de batalla es hacerlo con constancia y regularidad, demostrándolo una vez más este domingo para que no quede en nada".

Eso le ha llevado a considerar el encuentro ante el Girona como una "oportunidad" para demostrar esa "mejoría", aunque ha reconocido que en el aspecto personal "es una final" para el. López Garai no podrá disponer de los lesionados Javi Jiménez, Javi Navarro y Benito, ni con Gorosito por acumulación de cartulinas amarillas, así como tampoco con Diamanka por una cláusula en su contrato que puso el cuadro gerundés, su exequipo.

Por el contrario, recupera al lateral zurdo Fran García, ausente las dos últimas jornadas por lesión, aunque López Garai ha matizado que "no sabemos si podrá estar de inicio, aunque sí irá convocado".

El Girona quiere hacer sangre

El Girona llega al Carlos Belmonte con la ambición de aprovechar la fragilidad del Albacete, de encadenar la segundo victoria y de dejar atrás la irregularidad que ha caracterizado su inicio de temporada, en el que ha ido dando una de cal y otra de arena. 

La sufrida victoria del pasado martes ante el Mirandés en Montilivi (1-0) era muy necesaria para recuperar la sonrisa y parte de la confianza y de la autoestima perdidas, y para apagar las alarmas, pero no es suficiente para los pupilos de Francisco, que todavía no han salido de la mitad baja de la tabla y que están obligados a hallar la regularidad si quieren soñar con aspirar a pelear por el ascenso.

El Girona es uno de los cuatro equipos de la categoría de plata que han marcado menos goles y es, junto al Albacete y al Zaragoza, el que menos goles ha marcado en las tres últimas jornadas, con uno; obra de Mamadou Sylla frente al Mirandés. 

Para corregir esa mala racha goleadora, se espera que, al igual que en el duelo del martes, Cristhian Stuani vuelva a ser titular en la punta de ataque junto a Sylla, y la afición de Montilivi espera que su jugador franquicia, que en las 16 primeras jornadas de la liga pasada ya había hecho diez goles y autor de 72 goles en 110 partidos de rojiblanco, empiece a alzar el vuelo.

Para el partido ante el Albacete, el segundo de los cuatro que el Girona jugará en los 14 primeros días de este diciembre, Francisco recupera a Pablo Moreno y ha completado la convocatoria con Alex Pachón y Sulei Camara, del filial. Juanpe, Aday Benítez y Valery Fernández continúan siendo baja por lesión, mientras que hombres como Jonás Ramalho, Enric Franquesa, Sebastián Cristóforo o Nahuel Bustos podrían regresar a la titularidad.

Compartir