SEGUNDA DIVISIÓN B

Dolorosa derrota para el Conquense en el último suspiro del encuentro

FOTO: UB Conquense FOTO: UB Conquense

El Conquense cedió en un partido que le dejó un sabor muy amargo. De la peor manera posible, a los blanquinegros se le escapó el empate en su feudo cuando el choque ante el Olot prácticamente terminaba. Y es que, prácticamente al borde del descuento, una jugada aislada les valió a los catalanes para anotar el 0-1 con el que finalizó la contienda. 

Todo ello después de que los de Luis Ayllón dominaran buena parte del envite. De hecho, tras unos primeros minutos de tanteo, fueron los locales los que agarraron la posesión del balón y manejaron la pelota todo lo bien que les dejaba el firme de La Fuensanta, con varias zonas muy irregulares y en las que apenas se podía jugar. 

Poco antes de cumplirse la primera media hora de juego, David Rodríguez metió un buen balón sobre la posición de Agi, algo forzado, pero que obligó a la defensa a ceder un saque de esquina. Poco después, precisamente a la salida de un córner, fue el propio Agi el que remató en el primer palo mandando la pelota al lateral de la red. 

Respondió el Olot en el minuto 41, con un balón a la frontal del área que recogió Marc Mas. El delantero se giró y se sacó un disparo que se marchó muy cerca del poste. Con todo, más allá de este aviso de los visitantes, fue el Conquense el que llevó la voz cantante y el que disfrutó de la última gran oportunidad, con un tiro de Agi desde el pico del área que se fue por muy poco. 

Cruel final

En la segunda parte, fue de nuevo Agi el primero que probó suerte, con un tiro sin consecuencias. En este periodo, le costó al Conquense algo más hacerse con la pelota y lo cierto es que el Olot fue el que llegó con más asiduidad a la meta contraria. Eso sí, siempre en jugadas a balón parado, como la rematada tímidamente por Carlos Mas a las manos del cancerbero local. 

Poco a poco fue dominando la situación el conjunto de Luis Ayllón, aunque el Olot volvió a intentarlo en una falta muy peligrosa a la que no llegó al remate por muy poco Alan Baró. Aunque la insistencia del Conquense era mayor que la de su rival, en el minuto 89 llegó un mazazo para los blanquinegros. En una acción a balón parado muy lejana la pelota acabó cayéndole a Marc Nierga dentro del área pequeña, que se revolvió rápido para mandarla a la red ante la incredulidad de los presentes. 

No por el 0-1 bajó los brazos un Conquense que acabó muriendo en el área del contrario, pero la única ocasión de mérito fue para Jorge Fernández, que ejecutó desde la frontal un disparo que se le marchó en un descuento que supo a poco por las interrupciones que se registraron.

Por ello y por las constantes decisiones con las que estuvieron en desacuerdo, además de un trato inadecuado hacia los futbolistas blanquinegros, los locales acabaron protestando al colegiado Carbonell Hernández al final del envite, llevándose la peor parte el técnico Luis Ayllón con la expulsión.

Compartir