'PLAY-OFF' A SEGUNDA B

El Villarrobledo no sentencia y lo paga con una igualada incierta ante el Olimpic

FOTO: CP Villarrobledo
FOTO: CP Villarrobledo

El CP Villarrobledo deberá salir a por todas en casa del Olimpic tras un duelo de ida en la fase de ascenso a Segunda B en el que no supo sentenciar en su feudo. Y es que los rojillos tuvieron en su mano el 2-0 para poner el partido de su lado, pero lo desaprovecharon y acabaron cediendo un empate a 1-1 que les obliga a marcar en campo contrario si quieren seguir en la pomada. 

Todo ello después de un choque en el que los albaceteños salieron con buenas maneras. No en vano, suyos fueron los primeros minutos, en los que incluso se pusieron por delante tras una indecisión de la defensa. Nacho Huertas, más listo que el resto, a acabó sacando petróleo de ese fallo del Olimpic, concretamente de su portero Kedra, para acabar marcando prácticamente a puerta vacía en el minuto 20. 

De ahí hasta el descanso, el cuadro rojillo siguió llevando la iniciativa del duelo, pero sin la mordiente necesaria como para ampliar su ventaja en el marcador. Por su parte, el Olimpic intentaba reponerse del golpe sufrido y trataba de alcanzar el descanso con opciones de poder, al menos, igualar la eliminatoria, pero sin crear excesivo peligro sobre la portería rojilla. 

Perdonar para empatar

En la segunda mitad, el Villarrobledo salió dispuesto a sentenciar la eliminatoria y dispuso de alguna ocasión de mérito para conseguirlo. La primera llegó en el minuto 51, cuando la vaselina se le escapó fuera a Berni en una acción en la que vio adelantado al portero levantino. 

Sin embargo, el que acabó golpeando fue el cuadro visitante, por mediación de Solano, estableciendo el 1-1 que dejaba sin premio al buen trabajo realizado por el Villarrobledo. Quedaba media hora, no obstante, para que los rojillos intentaran llevarse un triunfo a Xátiva, pero a los locales les faltó definición para poder sumar la victoria. 

Conforme se fueron consumiendo los minutos, las ideas se fueron apagando y las interrupciones, por los cambios y las tarjetas, se acabaron comiendo el ritmo del partido. De este modo, se acabó consumando el 1-1 que obligará al Villarrobledo a marcar en campo contrario, a pesar de que lo buscaron con mayor insistencia que su rival en el Virgen de la Caridad. 

COMPARTIR: