18 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿Por qué el poderoso cargo de la región no quiere hablar de su íntimo enemigo?

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el conquense Félix Sanz Roldán, ha tenido este jueves un almuerzo con periodistas en el que se ha ha hablado de temas de actualidad y en el que el influyente castellano-manchego ha reconocido que el 2 de octubre del año pasado se vieron en el CNI “muchas caras largas” y que dentro del cuerpo de inteligencia cundió la sensación de que “podían haberlo hecho mejor”. El trabajo del CNI fue puesto en duda en aquellos momentos por su incapacidad para detectar las urnas que se usaron en el falso e ilegal referéndum.

Pese a todo Sanz Roldán ha defendido el trabajo de su gente y ha contado que preguntó al Gobierno si la información de inteligencia que sirvió el CNI “les había sido util”. “La respuesta fue sí”, ha dicho el conquense, que ha clausurado en las XVI Jornadas de Periodismo de Coca-Cola en las que también ha participado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo: Precisamente ha sido en este acto en el que la vicepresidenta ha hecho las polémicas declaraciones consistentes en reclamar un mayor control sobre los medios de comunicación, argumentando que “la libertad de expresión no lo admite todo”. Ha recibido una lluvia de críticas por ello en un momento en el que los medios están acorralando al Gobierno de Pedro Sánchez y a sus ministros.

Algo que ha llamado la atención del encuentro de Sánz Roldán con los periodistas es haya rechazado referirse a las polémicas que envuelven al excomisario José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde hace casi un año y ahora en el foco de la polémica tras la distribución de unas cintas de una comida que mantuvo en 2009 con la ahora ministra de Justicia, Dolores Delgado, el juez Baltasar Garzón y otros mandos policiales.

“No voy a contestar a nada porque cualquier cosa que diga puede tener una importancia que yo no pretendo darle”, ha dicho Sanz Roldán a preguntas de la prensa sobre Villarejo, con quien "le une una enemistad pública", según la certera definición de El Independiente. El director del CNI ha señalado que lo único que puede decir sobre Villarejo es negar “que con el CNI haya tenido relación alguna”.

Sanz Roldán tiene presentada una querella contra Villarejo en un intento de salir al paso de las acusaciones que vertió contra su persona y contra la institución que dirige tanto en su aparición en el programa de Jordi Évole como en la denuncia que el comisario interpuso ante el Juzgado número 2 de la Audiencia Nacional. En ambos lugares, el excomisario señaló a Sanz Roldán de haberse quedado con parte del dinero que iba a ser destinado a pagar el rescate de dos periodistas, de haber montado un prostíbulo en las inmediaciones del Cogreso de los Diputados con el fin de espiar a los políticos y de haber amenazado a la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein después de que ésta acompañara al rey emérito Juan Carlos I de vuelta a España tras hacer un safari en Botsuana en 2012.

Sanz Roldán negó tajantemente todas esas acusaciones e insistió ante el juez en acusar al comisario de injurias y calumnias contra su persona. 

COMPARTIR: