La Pregunta

La Pregunta


EDCM

¿Qué teme, con razón, el personal sanitario del Hospital de Toledo?

El Hospital Virgen de la Salud de Toledo ha vivido un estresante y temible fin de semana tras detectarse un brote de coronavirus el viernes con nueve pacientes contagiados en la sección de neurocirugía. De aquí saltó a Vascular, donde se diagnosticaron casos no solo entre los pacientes sino también entre el personal sanitario. Todo ello, tras aplicarse la cuarentena correspondiente a los afectados, llevó a una preocupante falta de personal y al aislamiento de una parte del centro, en concreto la segunda planta sur. Los ingresos de esta especialidad continuaron siendo atendidos en otra planta del hospital.

También el servicio de Urgencias sufrió una fuerte presión asistencial, cercana a la de los picos de gripe de otros años durante el otoño e invierno.

Sin llegar, ni mucho menos, a lo ocurrido la pasada primavera, se observa que los ingresos por Covid-19 crecen día a día en el hospital toledano y que si se mantiene el ritmo actual las consecuencias pueden ser imprevisibles, sobre todo si bajan las temperaturas y se adelantan los procesos gripales de cada año. La situación es preocupante en toda la región, pero en este caso, y frente a lo ocurrido en la primera ola de la pandemia, que afectó especialmente a Ciudad Real, el mayor índice de contagios se está produciendo ahora en la provincia de Toledo.

De los 2.168 positivos registrados durante el fin de semana, Toledo ha registrado 918 casos, casi la mitad del total de las cinco provincias. Toledo ya acumula más de 260 casos que Ciudad Real, pese a que durante toda la pandemia ésta última estuvo por delante. El número de hospitalizados en cama convencional en la región es de 479, casi la mitad de Toledo, con 224 de estos pacientes. También el número de enfermos en UCI es superior al resto de las provincias, mientras que de los 20 fallecimientos por COVID-19 registrados el fin de semana, 12 han sido en Toledo.

El mayor temor de los sanitarios del Virgen de la Salud es que se vuelva a los peores momentos del pasado mes de marzo y abril y que se colapse de nuevo el sistema. Creen que las consecuencias serían terribles. Los datos actuales, y lo que está ocurriendo en el propio centro sanitario, no invitan optimismo y se teme, además, que la apertura de colegios dispare los contagios en menos de una semana.

Tanto en fuentes sanitarias como en medios políticos consideran que sería conveniente estar preparados para poder abrir parcialmente el nuevo hospital de Toledo en caso de que sea necesario. Podría acoger enfermos de la provincia -e incluso de la Comunidad de Madrid- si la situación se descontrola en algún momento.

Compartir
Update CMP