La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿Qué dos únicos mataderos de Castilla-La Mancha están autorizadas para vender jamones a China?

2018/11/30/80467_jamones.jpg

La primera visita de un presidente chino a España en trece años y la primera de Xi Jinping a un país europeo desde su reelección ha traído muchos réditos para las empresas españolas, especialmente a las cárnicas. Xi Jinping ha firmado dos protocolos agrícolas que servirán para abrir las puertas de un mercado de 1.400 millones de potenciales consumidores a las exportaciones de carne de cerdo fresca (jamón, chorizo, salchichón o chorizo), hasta ahora en un vacío legal, y las de uva de mesa. Un producto, el jamón, que el líder chino elogió en la comida que el presidente Sánchez le ofreció en su honor en La Moncloa junto a la cúpula del Ibex 35. 

Para acceder a este mercado, el Ejecutivo chino creó un registro donde se podían apuntar las empresas interesadas en comercializar alimentos a China. Posteriormente, la Administración de Certificación y Acreditación de la República Popular de China (CNCA, por sus siglas en inglés) mandaba a sus inspectores para la visita al matadero, a la sala de despiece o al almacén frigorífico de las empresas para posteriormente autorizar o denegar la licencia para exportar. A finales del pasado ejercicio había 28 empresas autorizadas, de las que seis estaban en Salamanca y otras seis en Girona, y tan sólo dos de Castilla-La Mancha: se trata de Cárnicas Frivall, en Villar de Olalla (Cuenca), y Eurocentro de Carnes (Cárnicas Tello y hermanos Morán), en La Puebla de Montalbán (Toledo). 

Los productores españoles autorizados pueden exportar carne de cerdo, siempre que sea congelada o deshuesada, y que hubieran sido curadas durante un mínimo de 313 días. Un sector donde España ocupa una posición de liderazgo como tercer proveedor mundial de China en carne de cerdo y el primero en el caso de los hígados de cerdo y en jamón ibérico deshuesado. En el caso de la carne congelada, grasa de cerdo y carne salada, ocupa la segunda posición. 

Pese a que China es un competidor directo, ya que produce más de la mitad de carne de cerdo en todo el mundo, los expertos auguran que la oferta china no será suficiente para cubrir toda la demanda, valorada en tres millones de toneladas. Esos dos protocolos recogerán las condiciones fitosanitarias que impondrán las autoridades chinas para dar entrada al jamón ibérico, chorizo o salchichón.

COMPARTIR: