La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿En qué simpática iniciativa agrícola en Toledo ha participado Agatha Ruiz de la Prada?

Las puertas de la Dehesa El Milagro, situada en el término de la pequeña localidad toledana de Alcañizo, se han abierto para recibir a cuatro colegios de la provincia de Toledo: Alcañizo, Navalcán, Oropesa y Lagartera, que han querido participar en un cometido muy especial.

Junto a la popular diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, cliente y amiga de Dehesa El Milagro, propusieron a los alumnos de los cuatro colegios -Martín Gallinar, Jacinto Guerrero, CRA Campo Arañuelo y Blas Tello- realizar un espantapájaros inspirado en los diseños de Agatha para más tarde ponerlo en los campos de su finca. Los niños realizaron sus propios diseños y elaboraron los espantapájaros con telas que proceden del taller de la diseñadora.

Lunas, estrellas, corazones, todos los símbolos que representan a la marca han estado presentes. Durante la mañana del miércoles los alumnos participantes han presentado su diseño. Un total de 70 alumnos se han acercado hasta la granja, situada en Campana de Oropesa, y a pesar de la lluvia han podido conocer más de cerca el proyecto sostenible de Dehesa El Milagro. Al finalizar la mañana se han hecho entrega de diplomas de participación a todos los alumnos, con una testigo de excepción: Agatha Ruiz de la Prada.

La Dehesa El Milagro es propiedad de Blanca Entrecanales Domecq, miembro de la familia propietaria de Acciona, que compró la finca en Toledo hace más de una decena de años.  La rehabilitó, diseñó huertos, campos de cultivo y criaderos de animales, y creó la Dehesa, una granja de productos ecológicos que ha convertido en una empresa familiar donde están implicados sus tres hijos. Rodeada de perros, burros y otros animales y defendiendo en un marco incomparable un tipo de agricultura ecológica y sostenible.

La apodaron en su momento en las revistas del corazón “la granjera feliz” y es en realidad una moderna agricultora 2.0 cuya producción la vende en gran medida por Internet y en tiendas de El Corte Inglés. Su página en Instagram la actualiza de forma permanente. Y es digna de verse.

Blanca tuvo un brutal accidente cuando iba a comprar la finca con su antigua pareja al ser arrollados por un tren. Por fortuna la cosa quedó en una rotura de clavícula y diversas magulladuras, pero a partir de ese momento su vida cambió notablemente. Por eso la finca se llama El Milagro. Tras romper con su novio decidió convertir la dehesa en una explotación agrícola, sin tener apenas conocimientos sobre el campo.

Y ahí lleva desde 2011, cultivando y participando en la vida de los pueblos vecinos, donde parece sentirse totalmente integrada. Iniciativas tan simpáticas y creativas como la del concurso de espantapájaros contribuyen a ello. Han creado los espantapájaros más glamurosos de la historia de España.

COMPARTIR: