08 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿Por qué la última declaración de Olvido Hormigos es las más sincera de su vida?

De su vida de famosa, se entiende, porque anteriormente ni siquiera como concejala hacía declaraciones públicas. La exconcejala de los Yébenes (Toledo) no atraviesa un buen momento. Son muchos los frentes abiertos y a sus espaldas lleva una gran pérdida. Olvido Hormigos ha vuelto a la actualidad por una trágica pérdida. Como ya informó EL DIGITAL CLM, su padre falleció tras sufrir un infarto mientras aguardaba su turno para comprar en la farmacia del pueblo. Aunque intentaron reanimarle, todas las maniobras realizadas fueron infructuosas.

Olvido asegura que le costará mucho remontar el vuelo dado que su padre, Hipólito Hormigos, era su roca: “Así como mi madre me ha reñido fuerte, mi padre nunca. Al contrario, siempre me ha apoyado”. Olvido ha reconocido que el tsunami mediático “afectó mucho a mi familia. En el caso de mis padres fue un palo porque les pilló mayores y no se imaginaban algo así ni tampoco sabían cómo lidiar con ello”.

En estos días, Olvido también se enfrenta a las demandas que Alessandro Lequio le ha interpuesto por lo que ella divulgó acerca de unos supuestos encuentros entre ambos. Como se recordará, cuando la exconcejala toledana hizo público ese presunto episodio, María Palacios, esposa de Alessandro, estaba en la recta final de su embarazo.

Después de todo lo que ha pasado, y por lo que ha pasado Olvido Hormigos, parece haber entrado en una nueva etapa marcada por la muerte de su padre. Aunque la han criticado por volver a Telecinco, una vez enterrado su padre, lo cierto es que ha aprovechado esa circunstancia para sincerarse y puede que lo haya conseguido. Por lo que ha manifestado, estamos ante la declaración más sincera de la exconcejala desde que se hizo público el vídeo erótico por el que empezó todo.

Al recordar lo vivido, Hormigos ha señalado: “Hice cosas de las que no me siento orgullosa. No debía estar bien psicológicamente para hacerlas. De hecho, he ido alguna vez al psicólogo para encontrar explicación al daño que he causado a mis padres, a Jesús (marido), a mis hijos y otras personas que tanto me quieren. Me arrepiento de mi comportamiento y no encuentro explicación al mismo”.

COMPARTIR: