La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿Qué dos fincas de la región se han visto envueltas en un timo que ofrecía alta rentabilidad a sus inversores?

Bosques Naturales -una empresa fundada en los años noventa con el objetivo de plantar extensas fincas de árboles de maderas nobles como nogales y cerezos, y con cerca de 10.000 inversores particulares que aportaron distintas cantidades a la espera de recibir una rentabilidad del 10 por ciento anual, con el requisito adicional de que sería necesario esperar veinte años por ser éste el plazo mínimo que requerían las plantaciones para madurar- se encuentra en situación de concurso de acreedores por el Juzgado Mercantil número 10 de Madrid. Una circunstancia que se ha alcanzado después de que la compañía promoviera un preconcurso sin resultados positivos, ya que los activos de la compañía, las plantaciones en varias fincas, no arrojarán recursos suficientes para cubrir las deudas. La compañía acumula pérdidas por más de 30 millones de euros desde su nacimiento.

Entre las fincas donde se desarrollaban los cultivos que Bosques Naturales anunciaba con una gran rentabilidad para sus inversores se encuentran dos en Castilla-La Mancha. Se trata de las fincas situadas en la localidad toledana de Burujón, una extensión de 225 hectáreas que se encuentra pegada a la cola del embalse de Castrejón, en los parajes conocidos como ‘Las Barrancas’ y la ‘Cueva del Moro’. La otra finca de 70 hectáreas se encuentra en la provincia de Cuenca, y abarca los términos municipales de Fuentelespino de Moya y Landete.

Tras la negativa del preconcurso, Bosques Naturales ha propuesto a sus acreedores una quita del 95% de la deuda que mantiene con ellos, que alcanza los 46,3 millones de euros, con un plan de pagos para el restante 5%, además de un plan alternativo que supone la capitalización del 55% de la deuda para transformarla en acciones de la sociedad, con una quita del 45% restante. Así figura en la propuesta de convenio presentada esta semana por Bosques Naturales ante el Juzgado de lo Mercantil número 10 de Madrid, con el fin de salir del procedimiento concursal en el que se declaró el pasado mes de septiembre de 2018, y en el que también se incluye un plan de viabilidad que prevé una proporción de gastos sobre ingresos del 23% en su quinto año tras la salida del concurso.

Respecto a la desinversión de activos, Bosques Naturales pretende vender algunas de las fincas liberadas tras las primeras cortas, en concreto las de Toledo, Cáceres, Gerona y Galicia, con lo que espera obtener más de 600.000 euros. La Administración Concursal califica la propuesta de "favorable" al considerar que puede cumplir con sus compromisos.

COMPARTIR: