La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿A qué ex de Toledo no le dejaron visitar a Zaplana en Nochebuena?

2018/12/27/83505_zaplana.jpg
Eduardo Zaplana

La juez que instruye el caso Zaplana impidió al arzobispo de Valencia, el excardenal de Toledo Antonio Cañizares, y al capellán del Hospital de La Fe visitar a Eduardo Zaplana durante la Nochebuena. La Policía que custodia al ex presidente valenciano, ingresado por una complicación de su leucemia, no permitió el acceso a la habitación de Zaplana a monseñor Cañizares, que se acercó expresamente a verle, ni al capellán del centro sanitario, que visitó a los enfermos más delicados ingresados en La Fe.

Hay que recordar que Zaplana se encuentra en prisión preventiva, es decir, que ni siquiera ha sido juzgado todavía, y que lleva ocho meses en esta situación, lo cual no impide que la juez se muestre inflexible y falta absoluta de humanidad para con alguien que, según los médicos especialistas, está en una situación de extrema gravedad. La actuación de la juez está sorprendiendo a todos, hasta el punto de que se han empezado a oír voces que piden la intervención del Consejo General del Poder Judicial.

Los agentes que custodian a Zaplana en el hospital explicaron el día de Nochebuena que la decisión de visitarle no les correspondía a ellos sino a la juez María Isabel Rodríguez, que instruye el denominado caso Erial. Zaplana tuvo que ser trasladado hace unos días desde el centro penitenciario de Picassent al Hospital de La Fe como consecuencia de un empeoramiento de la leucemia que padece.

El jefe del Servicio de Hematología y Hemoterapia del centro sanitario, Guillermo Sanz, considerado una de las mayores eminencias mundiales en la dolencia que padece el ex ministro de José María Aznar, informó a la juez de que la situación de Eduardo Zaplana reviste en estos momentos una extraordinaria gravedad y ha advertido por escrito que si regresa al centro penitenciario morirá de forma irremediable. Pese a todo, la juez les está apremiando para que Zaplana vuelva de inmediato a la prisión.

Pero no es eso todo. Además, ha impuesto a Zaplana un régimen de visitas más severo todavía que el que tenía en la prisión, hasta el extremo de denegar la visita de los religiosos que han acudido a interesarse por su gravísimo estado de salud en estas fechas navideñas.

Según El Mundo, la juez Rodríguez "no ha atendido hasta el momento las indicaciones de los médicos, como tampoco las de los representantes de las asociaciones de enfermos de cáncer de la Comunidad Valenciana, que se han puesto en contacto con ella a título particular para trasladarle lo delicado del estado de Eduardo Zaplana y la irresponsabilidad en la que incurriría si decide finalmente devolverlo a Picassent. La magistrada ha atendido a estos últimos pero se ha mostrado inflexible en su posición. Considera que puede darse a la fuga si queda en libertad y que se encuentra mejor atendido en la cárcel que en el hospital de referencia en el tratamiento del cáncer en la Comunidad Valenciana".

COMPARTIR: