La Pregunta

La Pregunta


EDCM

¿Dónde han pillado al ministro de Albacete para que merezca elogios de OK Diario?

Manuel Castell Manuel Castell

Pocos, o ninguno, de los ministros del Gobierno de Pedro Sánchez han sido elogiados por el periódico que dirige Eduardo Inda, OK Diario. Sin embargo, este lunes nos hemos encontrado con la sorpresa de un titular que califica al albaceteño de Universidades, Manuel Castell, como "un ministro normal". Y todo porque le han pillado moviéndose por Madrid sin escolta y haciendo la compra él mismo.

Ilustran la información con un par de fotografías en las que efectivamente se puede ver al ministro en un supermercado cargando la cesta de la compra sin que nadie a alrededor cuide de su seguridad. Pero la cosa tiene algo de trampa porque OK Diario usa a este ministro para criticar a otros, sobre todo a su bestia negra del Ejecutivo nacional, el vicepresidente Pablo Iglesias.

El ministro Manuel Castell haciendo la compra en un supermercado (Foto: OK Diario)

"A diferencia de otros ministros de izquierdas que hacen gala, y sobre  todo, uso de sus privilegios, Manuel Castells se muestra austero. Su ausencia de la esfera pública le ha hecho estar en ocasiones en el punto de mira de sus enemigos. Pero es un hecho que el ministro de Universidades no tiene afán de protagonismo", afirma el autor del artículo.

Al contrario que otros compañeros de gabinete, Castells "no lleva escolta, ni se hace acompañar del servicio de seguridad para estos menesteres. Se mantiene alejado de la `casta´ que tanto denostaron viejos camaradas que ahora disfrutan de sus prebendas".

Y entre esos "viejos camaradas" está Pablo Iglesias, que acude al supermercado acompañado de escoltas armados para protegerle e impedir que le molesten, según OK Diario, que recuerda cómo el vicepresidente se autoproclamó `simpatizante del movimiento bolivariano´ y criticó con vehemencia a la ‘casta’ cuando estaba en la oposición, mientras que ahora hace "gala de las prerrogativas que le otorga el cargo: llegaba recientemente al Senado en su coche oficial y no se bajaba de él hasta que uno de sus escoltas le abría la puerta".

Compartir