La Pregunta

La Pregunta


EDCM

¿Dónde han quedado inmortalizados dos alumnos de la Academia de Infantería de Toledo?

Lo ha contado El Confidencial Digital con todo lujo de detalles. El Arma de Infantería del Ejército de Tierra ha celebrado este 8 de diciembre el día de su patrona con algo especial. Se conmemoran 125 años desde que se proclamó a la Inmaculada Concepción como patrona, y por ello la Academia de Infantería de Toledo ha inaugurado en un lugar destacado del edificio, como, ya ha contado EL DIGITAL CLM, un cuadro de esta advocación mariana que se ha pagado con una colecta de cadetes y soldados. También se ha inaugurado un busto del Rey Felipe VI con la colaboración de Caja Rural Castilla-La Mancha.

 

“Madre de los infantes” es el título del cuadro del pintor Ricardo Sanz, que recibió el encargo del director de la Academia de Infantería de Toledo. Pero, según ECD, no ha sido la Academia ni el Ejército de Tierra quienes han corrido con el pago de la pintura. Lo han pagado cadetes de la academia y militares de Infantería de diversas unidades, que hicieron una colecta de dinero para sufragar este cuadro destinado a la Academia.

“Quería tener un cuadro de la Inmaculada más moderno, del siglo XXI”, ha explicado el pintor a ECD, que realizó unos bocetos y le fue confirmado el encargo.

Por un lado, en la composición destaca, claro está, la figura de la Virgen María. A los pies de la Virgen, que aparece más elevada e iluminada, se sitúan tres soldados: uno de espaldas y dos de cara, un hombre y una mujer. Los rostros son los de dos alumnos de la Academia de Infantería que se prestaron a posar ante él.

Además, se vistieron con todo el equipo de campaña para que no se escapara ningún detalle ni error en el óleo: uniforme, botas, cascos, armas, insignias, reloj... Junto a la Virgen María se puede ver también una bandera de España de la propia Academia de Infantería.

El lienzo mide 2,25 metros de alto y 1,45 de ancho, y se ha pintado al óleo. Tras varios meses de trabajo del pintor, se ha colgado en una de las escalinatas del gran recibidor al que se entra al traspasar la puerta principal de la Academia de Infantería de Toledo.

En la otra escalinata se ha colocado otra nueva obra de arte que se descubre con motivo del 125º aniversario de la declaración de la Inmaculada Concepción como patrona del Arma de Infantería: un busto del rey Felipe VI, obra del escultor Salvador Amaya, que en este caso ha sido donada por la Caja Rural de Castilla-La Mancha.

Compartir
Update CMP