La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿Qué castellano-manchego se ha echado a llorar tras dos años inactivo?

El tenista conquense Pablo Andújar venció a Gerald Melzer, por 7-5 y 6-2, en la primera ronda del Abierto de Río de Janeiro, y lloró después emocionado tras recordar que había conseguido su primera victoria después de más de dos años lesionado.

"Fue muy bonito, muy especial. Después de tanto tiempo, de tanto trabajo, de tantos médicos, de tantas horas de recuperación, sentir que al final ganas un partido... me he puesto a llorar. Creo que en mi situación quien no hubiese llorado es porque no tiene sangre", comentó tras su triunfo en el único torneo sudamericano en la categoría ATP 500.

El conquense, que conquistó tres títulos entre 2011 y 2014 y llegó a estar entre los 50 mejores del mundo, se sometió a tres cirugías en el codo derecho desde 2015 y, según explicó, sólo volvió a sentirse en buena forma física hace unos tres o cuatro meses, aunque sólo en los entrenamientos.

Desde entonces no había disputado un partido de un torneo ATP, por lo que, tras un abandono en Río de Janeiro, aceptó disputar este Abierto tras ser avisado a última hora y prácticamente sin entrenar. "No me acuerdo de la última vez. Si fue en 2016 en un ATP ocurrió cuando aún no me sentía 100 %, pero desde que me lesioné en 2015 no había vuelto a disfrutar de una pista", aseguró.

Andújar, que se medirá en la segunda ronda la vencedor del duelo entre Dominic Thiem (sexto del mundo) y Dusan Lajovic, aseguró que no piensa en sus próximos oponentes sino en disfrutar la oportunidad de volver a medirse a jugadores de calidad y de estar tranquilo, sin dolores, en una pista.

Andújar, de 32, años admitió que llegó a pensar en la posibilidad de retirarse debido a que se sentía frustrado por no alcanzar mejorías, pese a hacer todo lo ordenado por los médicos, pero que su familia y sus amigos, incluyendo su bebé de pocos meses, lo ayudaron a seguir la carrera.

COMPARTIR: