09 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
La Pregunta

La Pregunta

EDCM

¿A qué ex de la región relacionaron sentimentalmente con la juez Alaya?

2019/11/20/126919_mercedes.alaya.jpg
Mercedes Alaya

Si alguien ha salido limpiamente del caso ERE de Andalucía ha sido la jueza Mercedes Alaya por el gran trabajo que realizó como instructora, pese a las condiciones adversas en las que tuvo que trabajar, rodeada de enemigos por todas partes y sometida diariamente a juicio público porque los que no deseaban que el proceso siguiera adelante hicieron todo lo posible por quemar mediáticamente a la magistrada. La cosa llegó a tal punto que hasta la inventaron una relación íntima con un ex de Castilla-La Mancha.

Lo ha recordado este miércoles Alberto D. Prieto en una magnífica crónica en El Español en la que pone en valor a esta jueza que "fue acusada de tener intereses, dilatar la causa e incluso de parcialidad por "relación fuerte personal". El periodista desmonta todo ello y demuestra, con la sentencia en la mano, que Alaya tenía razón.

"El examen de las actuaciones en este período de tiempo confirma el esfuerzo y diligencia del Juzgado de Instrucción". El folio 1.769 de la sentencia del caso ERE no puede ser más explícito en la defensa del trabajo profesional de la jueza Mercedes Alaya, recoge el diario digital.

Entre todos los ataques que tuvo que sufrir la jueza destaca la de Alfonso Guerra, que en un desayuno con periodistas durante una campaña electoral dijo que Alaya mantenía una "relación fuerte personal" con el entonces alcalde de Sevilla, el popular Juan Ignacio Zoido, muy recordado en Castilla-La Mancha desde que pasó varios años en Toledo como delegado del Gobierno.

Tal como cuenta el Español, la "descalificación" fue tan claramente "invasora de la esfera personal", según la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, que "ni siquiera hizo falta que la jueza pidiera el amparo, sino que la institución actuó de oficio. El órgano de gobierno de los jueces se reunió de urgencia y Alaya recibió el amparo con tres votos a favor: los del presidente, Carlos Dívar, el vocal Manuel Almenar, y quien fue magistrada del Supremo y hoy es ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles. La fiscal Almudena Lastra, también vocal, votó en contra alegando que las invectivas de Guerra se circunscribían a la campaña electoral".

Pasado un año del inicio de la instrucción de los ERE por Alaya, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, fichó para su Consejería de Justicia al fiscal decano de Sevilla, Emilio de Llera, conocido en la ciudad por lenguaraz y políticamente incorrecto en cualquier ámbito, incluso en el profesional. Pero lo que nadie se esperaba era que éste volviera a sacar el rumor de la "amistad" de la magistrada con Zoido... y con el entonces ya líder del PP autonómico, Juanma Moreno, hoy presidente andaluz.

Es más, De Llera llegó declarar públicamente que Alaya no le gustaba en su trabajo pero que era "una mujer que trabaja mucho y consigue seguir guapa". Los comentarios de un miembro del Gobierno investigado por la millonaria malversación de los fondos para parados andaluces fueron criticados por todas las asociaciones judiciales, de corte progresista o conservador.

Un año después, en el verano de 2013, las críticas salieron del ámbito personal y pasaron a centrarse en dudar sobre la capacidad profesional de la magistrada instructora.

Recomendamos la crónica completa de El Español porque explica con claridad los desmanes de un régimen en el que el poder político llegó a sentirse intocable e hizo de los desmanes el día a día de su gestión.

COMPARTIR: