21 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

Triumph Rocket III TFC, exclusividad máxima

La marca británica hace una demostración de poderío y presenta la moto de serie con más cilindrada del mercado en una exclusivísima versión. Sólo fabricará 750 unidades y tendrán certificado de autenticidad.

TFC significa Triumph Factory Custom, y viene a representar que este es el producto más exclusivo que puedes comprar bajo el sello de la icónica marca inglesa. Es una moto para verdaderos apasionados de Triumph, una montura mastodóntica en todas sus cifras y que llama la atención por lo equilibrado del conjunto, que en luce espectacular con la profusión de fibra de carbono que lleva y que presume de tener el mayor motor de producción en serie.

La Triumph Rocket III TFC es más imponente que su predecesora, que vio la luz en 2004 con un motor de “apenas” 2.294cc. El nuevo tricilíndrico tiene 2.458 cc, lo cual significa 819 cc de cilindrada unitaria, y tiene más de 170 CV y 221Nm de par. Por supuesto es la Triumph más potente que existe, y además pesa 40kg menos, por lo que la relación peso/potencia mejora notablemente. Sube de vueltas con más alegría gracias a las válvulas de titanio, y su escape Arrow 3 en 1 preside el lateral derecho con majestuosidad.

 

Los componentes que equipa están a la altura del conjunto. Las pinzas de freno son tope de gama, Brembo Stylema Monobloque de cuatro pistones con discos de 320mm de diámetro y ABS con control en curva. El freno trasero monta un disco de 300 mm de diámetro con otra pinza de cuatro pistones y ABS propio, y las manetas son plenamente regulables. La horquilla de 47mm y el amortiguador van firmados por Showa. El cambio asistido Triumph Shift Assist tiene además función Hill Hold para arrancar en cuesta sus más de 300kg sin agobios. 

La tecnología de la nueva Triumph Rocket se ha puesto al día, y por supuesto para dominar su caballaje tiene diferentes modos de conducción: Road, Rain, Sport y Rider. La pantalla de instrumentación TFT a color incluye múltiples mediciones, conectividad mediante Bluetooth -con un módulo aparte-, y tiene compatibilidad con cámara GoPro, toma USB, sistema de arranque sin llave, o iluminación mediante leds en su icónico doble faro delantero.

 

La fibra de carbono está presente en cada detalle. En el guardabarros delantero, tapas de los silenciadores, tapas de los protectores térmicos del escape, pantalla TFT, embellecedor del cardán, taloneras y correa del depósito. El manillar esconde el cableado por dentro, ocultando el sistema Ride by Wire (cables eléctricos) a la vista. Las llantas son de aluminio fundido de 20 radios y la rueda trasera tiene una sección de 24cm. Lleva sensor de presión de neumáticos (TPMS).

Las estriberas del pasajero son plegables y van ocultas, para que en configuración monoplaza la Triumph Rocket luzca más agresiva junto con el asiento, que puede tener ambas configuraciones. A diferencia de la Rocket III de 2004, la TFC se produce en una estricta serie limitada a 750 unidades y el precio es de 29.500 euros en este único acabado negro puro Carbon Black y Matt Carbon Black.

COMPARTIR: