17 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

BMW Serie 3, una berlina para los que se esmeran en la conducción

La 7ª generación de la berlina media de BMW ahonda en su ADN deportivo para ofrecer una experiencia de conducción eminentemente deportiva. Más grande, pero más ligera, es a la vez más confortable que nunca.

Sin duda las cifras son muchas veces demasiado frías para transmitir sensaciones, pero que se hayan vendido ya más de 15 millones del BMW Serie 3 en sus seis anteriores generaciones habla a las claras del éxito de un coche que ha representado como pocos un estilo inconfundible, probablemente el que mejor casa con el claim de la marca de “me gusta conducir”, puesto que esta berlina ha sido siempre un dechado de equilibrio y deportividad que ha cautivado a sus propietarios.

La última iteración llega con más tecnología que nunca, estrenando avances pioneros en su segmento como los faros láser, pero con el firme compromiso de recuperar su ADN deportivo. Y ello sin renunciar a un tacto Premium digno de su hermano mayor el Serie 5, al que no tiene nada que envidiar por capacidad de representación. La deportividad es patente en cada detalle de su silueta, que además cuenta con una aerodinámica optimizada que ha permitido reducir el coeficiente de penetración (Cx) de 0,26 a 0,23 (BMW), lo que ahonda en su confort y su eficiencia.

La dinámica vista del perfil está remarcada por el borde posterior de las ventanillas laterales, con la curva Hofmeister ahora integrado en el pilar C. Es 8cm más largo que su predecesor (ahora mide 4,7m), y casi 2cm más ancho, mientras que la distancia entre ejes crece 4cm, así que la habitabilidad mejora notablemente, que no el maletero que se queda en unos aprovechables por cuadrados 480 litros. Es además en conjunto un coche más aplomado que se muestra muy ágil en cualquier carretera.

A pesar de su mayor tamaño y equipamiento adelgaza más de 50Kg, y como mantiene su centro de gravedad bajo, las vías son más anchas y la distribución de pesos es perfecta (50:50), el dinamismo es de película. Un bastidor más rígido en el que los apoyos de la suspensión se han incrementado significativamente ponen la guinda. Los amortiguadores tienen función de desplazamiento, un sistema utilizado por primera vez en un BMW que permite ajustar la dureza de forma progresiva en relación a la variación del recorrido del muelle, lo que reduce perceptiblemente el movimiento de la carrocería al nivelar las vibraciones producidas por un firme irregular o la inclinación que se genera en curva.

Bajo el capó, el nuevo Serie 3 estrena tecnologías para sus motores, que ofrecen más potencia y empuje con un rendimiento optimizado. Habrá cinco motorizaciones disponibles, y sorprende y para bien que hay más oferta diésel que gasolina: dos bloques benzina de cuatro cilindros con 184 CV en el 320i y 258 CV en el 330i se complementan con tres propulsores diésel, dos de cuatro cilindros, con 150 CV (318d) y 190 CV (320d), y un seis cilindros de 265 CV en el caso del 330d. Los 4,2 l/100 km y 112 g/km de CO2 de partida en los más modestos hablan de la eficiencia conseguida. 5,7 litros y 129 gramos para las versiones de gasolina de acceso no son moco de pavo. A mediados de año llegarán la versión M Performance y el 330e, un híbrido enchufable con hasta 60 km de autonomía eléctrica y 252 CV de potencia que sería nuestra elección predilecta.

En el interior, el conductor se pone en el centro y a una ergonomía que busca las mejores sensaciones al volante se une un ambiente más refinado que transmite exclusividad combinando clasicismo y modernidad. La nueva palanca de cambios y el panel de control alrededor de la consola central, que incluye el controlador iDrive, el botón de arranque y los botones para el selector del Driving Experience Control están más conseguidos. El Live Cockpit opcional incluye instrumentación digital de 12.3 pulgadas y pantalla central de información de 10, 25.

Los faros full led son de serie, mientras que son opcionales los led con funciones adicionales y los led adaptativos con BMW Laserlight de luz larga no deslumbrante con lo que duplica su alcance y llega hasta los 500 metros, una primicia en el segmento. Todo ello tiene un precio de partida de 38.600 euros, y en conjunto se posiciona como el producto perfecto para los amantes de la conducción.

COMPARTIR: