19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

Mercedes Benz GLS 2019, primera clase SUV

Más grande y con una configuración opcional de 6 asientos, el nuevo “tanque” de la estrella estrena el infoentretenimiento MBUX y un nuevo motor de gasolina V8 con hibridación de 48V y tecnología EQ Boost.

El nuevo Mercedes-Benz GLS, al que el fabricante de la estrella define como la Clase S de los SUV, se produce en Estados Unidos, que es el principal mercado para los todocaminos premium de gran tamaño. La primera generación de este todoterreno se lanzó en 2006 y en 2015 se actualizó la segunda. Ahora crece casi 8cm para llegar a los 5,2m de largo, 6 de los cuales crece también la batalla hasta los 3,13 metros para estilizar la silueta del vehículo y dotar de más espacio al interior.

Esto ha permitido un aumento de la habitabilidad en la segunda fila, que ahora es ajustable longitudinalmente. En la posición más atrasada los ocupantes disponen de 9cm adicionales para las piernas. Como novedad, en Europa se podrá cambiar el banco trasero de la segunda fila por la configuración que trae de serie el vehículo en Estados Unidos: dos butacas independientes con apoyabrazos y que facilitan el acceso a la tercera fila por el hueco que les separa.

Todos los asientos están dotados de ajuste eléctrico de serie, así como de función Easy-entry para poder entrar y salir con mayor comodidad de los dos asientos individuales de la tercera fila. En la última fila Mercedes-Benz asegura que pueden viajar personas de hasta 1,94 metros de estatura, y además se pueden ocultar en el piso con lo que el maletero puede llegar a los 2.400 litros.

MBUX a distancia

Otra mejora para las plazas traseras es el paquete confort Plus, que consta de una tableta para manejar a distancia el nuevo sistema de infoentretenimiento MBUX, que estrenó el compacto Clase A. En el GLS las dos pantallas de serie son de 12,3 pulgadas.

Por lo que respecta a la gama de motores, se ofrecerá un V8 de gasolina electrificado de 489CV y 700Nm de par, a los que pueden sumarse durante un corto período de tiempo 250Nm de par y 16CV mediante la función EQBoost.

La red de a bordo de 48 voltios se utiliza para alimentar los componentes de elevado consumo, como la bomba de agua y el compresor de aire acondicionado, así como para el alternador arrancador integrado, que contribuye a recargar la batería con la energía obtenida mediante recuperación.

Para Europa, Rusia y otros mercados la gama diésel estará compuesta desde el lanzamiento -no hay fecha todavía- de los propulsores 350d 4Matic de 286CV y 600Nm de par máximo y 400d 4Matic de 330CV y 700 Nm de par.

En todas las versiones del GLS es de serie la transmisión automática 9G-Tronic, una versión mejorada del sistema de suspensión neumática Airmatic con amortiguación regulable adaptativa Plus (opcionalmente hay un tren de rodaje activo E-Active Body Control) y una función para túneles de lavado que facilita la limpieza del vehículo.

COMPARTIR: