Sánchez intenta tender una mano a la industria en su visita a la factoría de Renault

El presidente del gobierno ha adelantado un acuerdo con la automoción con el que quiere acercar el ascua de un sector vital a su sardina. La planta de Valladolid tendrá un nuevo modelo en 2019.

Pedro Sánchez ha visitado hoy la factoría de Renault en Valladolid, y aprovechando el escenario y las buenas noticias que llegan de la marca francesa, un actor fundamental en la economía de Castilla y León, el presidente ha avanzado una serie de medidas con las que pretende ganarse el favor del sector de la automoción, al que su gobierno no para de vilipendiar con el ataque frontal y sin sentido al diésel, una tecnología que goza de unos avances tales que la hacen plenamente viable para muchos usos.

La primera zanahoria es el anuncio de que la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el sector de la automoción firmarán un acuerdo que incluirá una “legislación estable” en este ámbito, inversiones productivas y decisiones en materia de formación. Sánchez ha emplazado a todas las instituciones, empresas del sector de la automoción y sindicatos a estar presentes en ese acuerdo.

El jefe del Ejecutivo ha anunciado también que el Gobierno va a aumentar, mediante el Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), los recursos destinados a I+D+i y que ha dicho que van a beneficiar especialmente al sector de la automoción. También se ha comprometido a dar un gran impulso a la formación profesional, en cuyo contexto ha pedido que los sindicatos y los empresarios digan las asignaturas que se tienen que impartir en los centros. A petición de los sindicatos, el PSOE quiere revitalizar el contrato relevo, cuya trascendencia ha destacado para sectores como el de la automoción.

En la visita a la factoría de motores han acompañado al presidente del gobierno el presidente de la Junta de Castilla y LeónJuan Vicente Herrera, así como el director general adjunto del Grupo RenaultThierry Bolloré. Herrera, que ha considerado a Renault, que lleva desde 1951 en la Comunidad, como una empresa “propia, una de las nuestras”, que tiene en Castilla y León “su casa”, ha recordado el apoyo de la Junta al edificio industrial en el que se asienta la primera de las naves de la planta de motores de aluminio, con una segunda nave ya licitada, y que supondrá que se supliquen los doscientos empleos actuales.

Más empleo para los vallisoletanos

En concreto, esa segunda planta supondrá una inversión de 21 millones de euros de la Junta, ha recordado el titular del Ejecutivo castellano leonés, que al igual que el presidente del Gobierno y el responsable de Renault han valorado la colaboración que ha habido con esta multinacional en España.

Ha sido el presidente de la Junta el que ha recordado que el plan industrial de Renault 2017-2021 recoge que en 2019 la planta de Valladolid producirá un nuevo modelo, lo que ha respaldado el director general del grupo Renault cuando ha afirmado que ese “nuevo vehículo para la planta de montaje tiene su preparación en curso”.

Otra de las novedades confirmada durante la visita de Sánchez a la factoría ha sido la nueva línea de fabricación de baterías para modelos híbridos que hará la planta de Valladolid, que dejará de fabricar el modelo eléctrico Twizy, y que según los sindicatos supondrá pasar de 33 empleos estacionales al doble y sin esa estacionalidad.

Bolloré, que ha recordado que ese nuevo plan industrial supondrá 600 millones de euros de inversión, ha apostado por la máxima flexibilidad de las líneas de producción para poder atender mejor las demandas de vehículos diésel y gasolina, y ha destacado ese incremento de cuatro a ocho líneas de prensado en la planta de motores de aluminio.

En las plantas de Valladolid y Palencia, donde trabajan entre 10.000 y 11.000 de los 14.000 trabajadores que tiene Renault en toda España, se podrá hacer de esa manera toda la cadena de un vehículo desde el motor hasta que sale el coche elaborado.

COMPARTIR: