Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

Toyota prepara la conquista de la Luna

La marca japonesa ha anunciado el Lunar Cruiser, el vehículo lunar tripulado que fabricarán para que su país aborde la llegada a nuestro satélite. Estará movido por pila de combustible de hidrógeno.

El proyecto que Toyota está desarrollando junto a la Agencia de Exploración Aeroespecial de Japón (JAXA por sus siglas en inglés) desde hace un año acaba de presentar la “versión espacial” del Land Cruiser, su 4x4 más famoso. El Lunar Cruiser es así un vehículo de exploración tripulado nacido para misiones en la Luna, donde el país del sol naciente espera aterrizar con sus astronautas a finales de esta década.

Este concept car pretende demostrarnos el potencial de la tecnología de pila de combustible de hidrógeno, y por ello el Lunar Cruiser es 100% eléctrico. Es decir, comparte la misma tecnología que otros vehículos de hidrógeno de la firma nipona, como es el caso del Toyota Mirai, el Fuel Cell Bus o el camión que está desarrollando junto a Hino.

 

El acuerdo entre el fabricante japonés y JAXA lleva desde hace un año funcionando con tres grupos de trabajo dedicados a la producción de piezas de prueba y a definir sus elementos tecnológicos, además de dar vida a su primer prototipo, que se espera para 2022. El objetivo es que esté listo para la segunda mitad de esta década. Siendo un vehículo presurizado de exploración espacial, está concebido para ser conducido por astronautas, no para ser autónomo como otros modelos de este tipo. 

Toyota asegura que, como vehículo lunar, el Lunar Cruiser debe hacer gala de los mismos atributos que siempre han acompañado a su 4x4, como son la durabilidad y la fiabilidad. Tendrá un tamaño de 6,0 metros de largo, 5 de ancho y casi 4 de alto, ofreciendo un espacio en su interior de unos 13 m³ donde albergará a dos astronautas, pudiendo acoger a 4 en caso de emergencia. Además de hidrógeno, tendrá alimentación por placas solares.

 

El objetivo es que alcance los 10.000 kilómetros de autonomía de crucero sobre la superficie de la Luna, si has leído bien, diez mil, ya que la menor gravedad y ausencia de viento hacen necesario menos consumo energético. Por ahora, Toyota y la agencia aeroespacial japonesa se están centrando en simulaciones para definir la potencia idónea de su mecánica eléctrica, así como su capacidad de disipar el calor durante la conducción.

También están probando diferentes compuestos para sus complejos neumáticos, seis en total, mediante test de realidad virtual y con maquetas a tamaño real. De igual manera, se está definiendo el equipamiento necesario en cabina de este Lunar Cruiser a fin de que la tripulación pueda vivir en su interior cerca de un mes. Toyota tiene planificado que, en 2027, esté preparado un modelo definitivo para someterse a las pruebas más extremas y, dos años después, ir rumbo al satélite terraqueo en la que pretende ser la primera misión in situ de Japón en la Luna.

Compartir
Update CMP