10 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

El Range Rover Velar pasa por las manos de SVO para volverse indómito

Land Rover ya tiene listo el Range Rover Velar SVAutobiography Dynamic Edition, una edición especial que monta un propulsor V8 sobrealimentado de 550 CV de potencia y un ajuste dinámico de puro deportivo.

Es para muchos el SUV modelo más imponente que la marca inglesa tiene en su catálogo, y su silueta es desde luego de las más atractivas entre los de su especie, pero faltaba dotarle del picante mecánico que se merece, una laguna que se solventa con la acción de los ingenieros de la división Special Vehicle Operations (SVO) de Jaguar Land Rover. Para hacerlo más especial todavía, sólo estará a la venta durante un año.

El trabajo de este departamento se enfocó en desarrollar un producto que mantuviera las reconocidas capacidades todo terreno de Land Rover, a la vez que se generasen “nuevos niveles de control dinámico y alto rendimiento”. Para ello se han modificado frenos y suspensiones además del motor, y se han sometido a revisión todos los sistemas de asistencia y seguridad del Velar. Para realizar estos ajustes con los que optimizar la conducción, el manejo y la respuesta del vehículo, el departamento de SVO ha empleado más de 63.900 horas.

En concreto, el Range Rover Velar SVAutobiography Dynamic Edition ha sido sometido a un “profundo ajuste de la electrónica”, un refuerzo de las barras estabilizadoras para reducir los balanceos de la carrocería en los pasos por curva y una revisión de las características de los amortiguadores de variación continua, que trabajan en combinación con unos resortes de aire “más firmes” en la suspensión neumática.

Todos los sistemas, desde el sistema de cuatro ruedas motrices AWD, el bloqueo del diferencial trasero activo, la transmisión de ocho velocidades, la dirección y la suspensión neumática han sido recalibrados para ofrecer una mejor experiencia de conducción.

El resultado es un SUV es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 274 km/h con una imagen demoledora. Las salidas del escape cuádruple se combinan con los discos de freno de mayor tamaño -de 395mm delanteros y 396mm de diámetro traseros-, con pinzas rojas (de cuatro pistones delanteros y deslizantes en las traseras) y con las letras Land Rover en un precioso acabado en negro.

Dentro del habitáculo, el vehículo cuenta con una pantalla de 12,3 pulgadas con diales digitales, junto a otros detalles especiales como el volante deportivo con acabado especial en el contorno y levas de aluminio, selector de velocidades giratorio y controles circulares, que integran el sistema de infoentretenimiento Touch Pro Duo.

También se puede optar por un acabado opcional en fibra de carbono con detalles en malla de acero con pedales deportivos del acelerador y freno y placas iluminadas de los umbrales de las puertas con la inscripción Range Rover. Los asientos traseros tienen configuración 40:20:40 y los 82 litros del depósito de combustible ofrecen una autonomía de hasta 483 kilómetros, ha destacado Land Rover.

La tapicería de piel Windsor acolchada, perforada con dobles costuras, es exclusiva de esta edición, que se podrá escoger en cuatro combinaciones de colores interiores (Ebony, Cirrus, Vintage Tan y Pimento). Los asientos eléctricos de 20 movimientos con memoria y funciones de masaje, (calefactables y ventilados) son de serie. Su precio, 124.900 euros.

COMPARTIR: