Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

Los accidentes graves se dan más en pequeños municipios

El último informe del RACE refleja que la letalidad de los accidentes en poblaciones menores de 20.000 habitantes es entre 2 y 5 veces superior a la media nacional. En las carreteras convencionales también.

El Real Automóvil Club de España ha publicado el informe ‘La siniestralidad vial en municipios pequeños’, que arroja unos resultados que no dejan bien parados ni a los lugares con menos de 20.000 habitantes, ni las carreteras secundarias de España. Los primeros, pese a ser el 95% de los municipios españoles y acumular sólo el 31% de la población, superan entre dos y cinco veces la media nacional de siniestralidad. Es decir, una persona tiene entre dos y cinco veces más posibilidades de ser víctima de un accidente de tráfico que en uno mayor de 20.000 habitantes. En cuanto a las carreteras, es en las vías interurbanas en las que se producen el 76% de los fallecidos.

En España, existen 165.686 kilómetros de vías interurbanas, cuya titularidad está repartida entre el Estado, las Comunidades Autónomas, las Diputaciones y Cabildos y otros titulares. El 90% de ellas son de una única calzada. A nivel de siniestralidad, acumulan el 76% de los fallecidos, muy por delante de autovías (18%) y autopistas (6%). El 69% de los fallecidos en accidentes de tráfico en vías interurbanas se producen en una colisión frontal con invasión del sentido contrario, y las principales víctimas son los ocupantes de los turismos implicados en ellos. Como causas, el consumo de alcohol y drogas (42%) y las distracciones (36%).

Ya dentro de los municipios y ciudades, las poblaciones con menos de 20.000 habitantes son hasta cinco veces más peligrosas que las que tienen más población, en relación al riesgo de sufrir un accidente de tráfico grave. En ellas, el accidente mortal más repetido es el atropello (el 48% de los fallecidos). La mayoría de las víctimas, el 80%, fueron personas mayores de 65 años, y conforman más de la mitad del total de fallecidos en accidentes de tráfico urbanos. El segundo lugar, por tipología de accidente, lo ocupan las salidas de la vía, mientras que el tercero son las colisiones laterales y frontolaterales.

Por Comunidades Autónomas, los pequeños municipios de Cataluña, Galicia, Andalucía y Castilla y León son los que peores datos de siniestralidad acumulan, y los dos municipios más peligrosos son La Junquera (Gerona), de entre los que no llegan a los 5.000 habitantes, y Monforte de Lemos (Lugo), entre 5.000 y 20.000 habitantes.

¿Qué razones hay para que pase esto?

Más allá de los problemas generales que de manera habitual son los causantes de los accidentes de tráfico, dos son los principales factores de que sean los municipios pequeños los más castigados por este tipo de siniestralidad.

El primero de ellos es, a juicio del RACE, estructural ya que, a pesar de que el 31% de la población vive en núcleos menores de 20.000 habitantes, el 85% de estos no supera las 5.000 personas empadronadas, provocando desequilibrios demográficos que generan grandes diferencias de inversión y de políticas de integración.

El segundo, y no menos importante, es la antigüedad del parque automovilístico, que acompañada de un mal mantenimiento y la ausencia de ayudas eficaces para su renovación provocan más accidentes y que estos sean más graves. Según los datos de la DGT analizados por el RACE, las probabilidades de fallecer en un accidente de tráfico con un coche de más de 15 años es el doble que con uno de menos de cinco. El 64% de los turismos implicados en accidentes mortales en estos municipios tienen una antigüedad de más de 15 años, y el 84% de los turismos implicados en accidentes mortales superan la década de antigüedad

Compartir