18 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Nos han contado

Nos han contado

EDCM

Una gran cooperativa de Castilla-La Mancha triunfa llevando la contraria a su sector

Javier López (i) y Víctor Manuel Martín (d), presidente y director general de Eurocaja Rural

 

En Castilla-La Mancha hay cerca de 480 pueblos sin entidad financiera alguna y una población afecta del cinco por ciento, la tercera región más desatendida en España en cuenta a oficinas bancarias físicas, tras Castilla y León y Cataluña, según un reciente informe del Banco de España. Una situación que se agrava progresivamente pues el cierre de oficinas en la región continua por parte de entidades que han dejado de preocuparse por atender al pequeño comerciante, el jubilado, el depositante modesto de la España rural que, desasistidos y perplejos, se ven obligados a acudir por su cuenta y tiempo a las ciudades donde todavía hay un banco abierto. Una puerta que les permita resolver una duda sobre su pensión, cobrar su salario, el pago de cualquier multa, o recibo sin domiciliar.

Por tanto, llama la atención entidades como Eurocaja Rural, donde apenas pasan unas semanas sin anunciar la apertura de nuevas oficinas tanto en Castilla-La Mancha como en el resto de regiones donde opera. Más de 400 en la actualidad en la región, Madrid, Ávila y Comunidad Valenciana. La última esta misma semana en Guadarrama (Madrid). Un servicio público y de calidad a la comunidad que contrasta con el resto de entidades, más interesadas en dotar partidas millonarias para aligerar sus plantillas- cerca de 90.000 empleos netos desde 2008 hasta finales de 2018, según cálculos de CCOO- y cerrar oficinas (44% durante el mismo periodo).

Mas la exclusión financiera parece no haber concluido. A pesar de la reestructuración acometida, los bancos españoles todavía cuentan con la red más densa de toda Europa y Norteamérica con 600 sucursales por cada millón de habitantes, según un estudio realizado por la consultora McKensey. De hecho, le separan más de un centenar de oficinas por millón de habitantes del segundo país que mayor red tiene, que es Portugal. Por el contrario, Países Bajos, que cuenta con 99 oficinas por cada millón de habitantes, es la región con la red bancaria menos densa, seguido de Reino Unido, donde hay 153 sucursales por el mismo número de personas.

COMPARTIR: