TENIS

Más de 600 personas disfrutan del mejor tenis en el Challenge Diego Álvarez de Puertollano

FOTO: Challenge Memorial Diego Álvarez
FOTO: Challenge Memorial Diego Álvarez

Gran final de fiesta en las pistas del Club Recreativo Repsol Petróleo donde se disputó la final masculina del VII Trofeo Challenge Memorial Diego Álvarez de los Corrales, con un rotundo éxito de asistencia con más de 600 personas en las gradas. No cabía un alma en las coquetas instalaciones que vestían su mejores galas para albergar la final entre dos tenistas que habían desarrollando un inmaculado torneo y que tenían que dirimir quién grababa su nombre en el trofeo para la posteridad en esta edición del Challenge.

A la final asistieron entre otros Petri Sánchez, Diputada por Ciudad Real; Jesús Caballero concejal de deportes; Francisco Javier Astilleros, presidente del Club Recreativo; Rafael Fernández, Delegado en Ciudad Real de la Federación de Tenis; Pablo Carabias, responsable comunicación IBP Tennis Series; y Diego Álvarez de los Corrales, hijo del fundador del torneo, entre otras personalidades.

La velada comenzó con una exhibición del reciente campeón de España, Agustín González entrenador del club de Puertollano Vertical Split. En la pista central todo estaba preparado para que diera comienzo la esperada final entre Carlos García Villanueva (ránking 50 de España) y Jordi Muñoz Abreu (puesto 62 de España) en una noche muy agradable para la práctica del tenis.

El partido comenzó con nervios por parte del valenciano Carlos García, que llegaba a su cuarta final en Puertollano y con un Jordi Muñoz muy metido en la final. El primer set fue un monólogo del jugador catalán de origen venezolano, que se mostró muy seguro con su saque y a las primeras de cambio rompió el saque a Carlos para colocarse con 3-0 en el marcador, se esperaba la reacción del valenciano apoyado por el público pero Jordi con buenos golpes desde el fondo de la pista no dio opciones para adjudicarse el primer set en 20 minutos por un contundente 6-0.

En el segundo set cambió la historia y ambos jugadores compitieron a su mejor nivel. Cada jugador defendía su saque con uñas y dientes no haciendo concesiones a sus rivales. Carlos tras 27 minutos de juego conseguía sumar su primer juego a su casillero viendo como la bola comenzaba a correrle mejor. Con 2-1 en el marcador para Jordi, Carlos requirió la presencia en pista de la fisio para que tratara su maltrecho antebrazo y surtió efecto ya que salto a la pista poniendo el 2-2 en el marcador con grandes golpes que hacían vibrar al público que poco a poco se metía en el partido. Ambos jugadores mantenían sus saques con largos peloteos y subidas milimétricas a la red que desembocaban en grandes puntos que el público premiaba con sonoras ovaciones. Finalmente, el toma y daca entre ambos deparó que el segundo set se fuera al 'tie-break'. 

Comenzó sirviendo Jordi, colocando el primer punto en su casillero. Carlos se aprestó a ponerse en ventaja pero Jordi consiguió su primer 'mini break'. Reaccionó su rival para enjugar el 'minibreak' pero nuevamente tomó ventaja Jordi para llevar el marcador hasta el 6-3. Carlos quería más y lejos de venirse abajo se agarró a la pista y nuevamente con su potente saque colocó el marcador en 6-5 buscando la remontada. Sin embargo, Jordi no dio margen a la remontada y finiquitó el set a la primeras de cambio para llevarse el partido por 6-0 y 7-6 (5) y por consiguiente torneo, adjudicándose un cheque de 3.000 euros en premios.

Final femenina

Por lo que se refiere al torneo en la modalidad de chicas, se disputó una jornada antes, en la noche del sábado. En los prolegómenos de la misma, además, se rindió homenaje a Marina Lobato atleta internacional con España a la que se le hizo entrega de un recuerdo del torneo para posteriormente disputarse el encuentro entre la jugadora búlgara Alexandrina Naydenova (1) y la gallega Celia Cerviño. 

Finalmente fue la española la que adjudicó la victoria contra todo pronóstico por 7-6 y 7-6, en un partido que terminó cerca de las 3:00 horas y en el que la afición vibró con ambas jugadoras que se dejaron todo sobre la pista.

COMPARTIR: